Gasoducto: ¿un solo postor en el 2014?

“Nuestro objetivo ha sido mostrar que el proyecto Gasoducto Sur Peruano no está manchado por la corrupción. Repetimos, el proyecto. Debe continuar”.

Humberto Campodónico
12 Feb 2020 | 5:13 h

Más allá de las controversias del momento, nos interesa resaltar un hecho central. Siempre se ha dicho que hubo dos postores en junio del 2014 para la licitación del Gasoducto al Sur. Uno era el consorcio Gasoducto Peruano del Sur (GPS), formado por Suez de Francia, Techint de Argentina, Sempra de EEUU y TGI de Colombia, cada uno con 25%. El otro era Gasoducto Sur Peruano (GSP), formado por Odebrecht y Enagás.

Y se dice que GPS fue descalificado arbitrariamente por Proinversión para que quedara un solo postor: el GSP. No fue así. Veamos por qué (1).

El lunes 30 de junio del 2014 se debían abrir los sobres con las dos ofertas. El jueves 26 el consorcio GPS informa a Proinversión que Suez ha decidido bajar su participación del 25 al 2%. Proinversión consideró que eso iba en contra de las bases y descalificó a GPS.

Es por eso que hubo “un solo postor”. Más allá de la discusión sobre la decisión de Proinversión, la pregunta es: si dos postores estaban compitiendo por un proyecto que consideraban muy importante, ¿por qué se bajó Suez al 2% solo cuatro días antes de la apertura de los sobres?

Durante 5 años hubo múltiples especulaciones. Pero ahora se sabe qué sucedió, de acuerdo a la manifestación de Manlio Alessi (ejecutivo de Suez en Lima) al Equipo Lava Jato, detallada por Hildebrandt en sus trece (2). Dice Alessi que la orden provino del presidente de Suez en París, Gerard Mestrallet, debido a que el viernes 20/06 se frustró la fusión de los dos consorcios: “los motivos para la fusión eran, por parte de Suez, que el consorcio GSP tenía el Estudio de Impacto Ambiental, tenía ingeniería de detalle del proyecto y un precio de la construcción, cosa que nuestro consorcio no lo tenía” (ídem).

Para Suez, eso inclinaba la cancha en contra del consorcio GPS (3). Agrega Alessi que Suez, desde el inicio, puso como condición sine qua non la obtención de esa información para poder ofertar. Como no se obtuvo, Mestrallet comunicó a sus socios, después de varios “tira y afloja”, el 26/06, que Suez bajaba al 2%.

O sea que Proinversión no habría podido descalificar a GPS si se mantenía la participación de 25% cada uno.

Sigamos. Es cierto que hubo espionaje industrial por parte de Odebrecht, quien admite coimas a privados para saber la ofertar de GPS. Alessi dice en su manifestación que Barata le dio a Johnny Brignardello (“French”) US$ 500,000 para que Alessi le de esa información. Hasta ahora Odebrecht no admite coima a funcionarios públicos (Ollanta Humala, Nadine Heredia), aunque los fiscales afirman lo contrario. Que la investigación siga hasta el final.

Nuestro objetivo ha sido mostrar que el proyecto Gasoducto Sur Peruano –tan necesario para el sur andino y para la diversificación productiva– no está manchado por la corrupción. Repetimos, el proyecto. Debe continuar, ya sea con una nueva licitación o, incluso, como obra pública. Volveremos sobre el tema.

Mientras tanto, los actores peruanos (MEF, procuradores, fiscalías) no han tenido un Estado Mayor que coordine las diferentes aristas de un mismo tema: arbitrajes que ya estaban en marcha (como el de Enagás), reparaciones civiles, acuerdo de colaboración eficaz, entre otros. Es una vergüenza que Odebrecht lleve al Perú al CIADI, aunque también es cierto que se sabía que eso era posible.

Para terminar, la revisión de la estrategia seguida de ninguna manera debe afectar el Acuerdo de Colaboración Eficaz con Odebrecht, que ha dado resultados positivos de la más alta importancia y trascendencia en la lucha contra la corrupción. Por eso es que se le ataca tanto. Su defensa es imperativa.

------------------------------------------

1. Para un desarrollo detallado ver, licitación del gasoducto, ahora Humberto Campodónico, 10/02/2020 Http://www.Otramirada.Pe/gasoducto-del-sur-licitaci%c3%b3n-del-proyecto-integral-ahora

2. Ver “coima confesada”, en Hildebrandt en sus trece, 13/12/2019.

3. El EIA debió haber sido comprado por el gobierno y puesto sobre la mesa para que el ganador, que no fuera el GSP, no se demore un año y medio en hacer otro EIA. Que siga la investigación.