Tiempos políticos paralelos

“La instalación de este Congreso llegado marzo será también el partidor informal de la siguiente campaña”.

Mirko Lauer
05 Feb 2020 | 5:39 h

¿Las bancadas del 2020 influirán en la elección del 2021? Algunos piensan que no, por tratarse de dos elecciones claramente diferenciadas. Pero el electorado va a estar mirando a las bancadas, buscando señales de viabilidad o imposibilidad para los encargos políticos del próximo periodo. Algo así como un año bajo examen de conducta, aunque la nota se les aplicará a otros.

Quizás la relación causa-efecto será menos directa que un nexo entre bancadas de hoy y candidaturas de mañana. Más podría influir el clima causado por la marcha general de este Congreso. Un ambiente positivo o una refriega universal en el hemiciclo obviamente van a orientar los votos en distintas direcciones. Del mismo modo influirá una acumulación de escándalos personales.

Para Martín Vizcarra el tiempo político prioritario es ahora, con la buena marcha de un Congreso orientado hacia formas de colaboración. La idea natural en esto es que una performance aceptable producirá un reemplazo favorable para él. Aunque es una hipótesis discutible. Por ejemplo, disolver el Congreso no ha producido un resultado como el que se imaginaba.

Para la gran mayoría de los congresistas que se sentarán en marzo el tiempo prioritario también es ahora. Este año es su ventana de oportunidad en la política electoral; después su mejor opción será un puesto en el Ejecutivo, si su candidato llega a la presidencia. Crudamente puesto, no tienen mucho que perder, y eso puede definir una conducta que no le servirá a nadie.

Pero para los aspirantes a las candidaturas, presidencial o parlamentaria, del 2021 el tiempo político es mañana. Solo una de las figuras con alguna posibilidad presidencial ocupará una curul. También para él, como para los demás, su bancada 2020 será, en el mejor de los casos, un instrumento transitorio, en el cual el peligro puede ser por contacto, es decir por contagio.

De modo que vamos a pasarnos el año presenciando una vida política que transcurrirá por dos carriles paralelos. La instalación de este Congreso llegado marzo será también el partidor informal de la siguiente campaña. Aunque vemos que para César Acuña el partidor puede haber sido intercalarse en la visita de los congresistas de APP a Palacio. ¿Le gana puntos?