Frepap: el profeta y sus raíces arequipeñas

La Republica
Ezequiel Ataucusi tiene presencia omnipresente en el Frepap.

Desde adentro. La República se trasladó hasta el templo de los israelitas en un intento por descifrar las claves de este movimiento, que tendrá más de 14 congresistas.

Publicidad

Deysy Pari

Ezequiel Ataucusi Gamonal decía que en sueños recibió un encargo de Dios: fundar la nueva Israel en el Perú, tierra prometida.

Con ese dictado divino, en octubre de 1968, creó la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal (Aeminpu).

PUEDES VER: Arequipa: Daniel Oseda, electo congresista por Frepap, trabajó lavando carros

En uno de sus relatos, Ataucusi da cuenta de encuentros divinos y se refiere a un acontecimiento concreto de su juventud. Trabajaba en las minas de Chuquibamba, capital de la provincia arequipeña de Condesuyos, y estuvo a punto de ahogarse en el río de la zona, pero un pez grande lo salvó. Para él fue un milagro.

De ahí que el símbolo del partido político que fundó años después, el Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap), es un pescado.

El Frepap, que ha dado la sorpresa en estas elecciones, ha colocado unos 15 o 16 congresistas. En el sur figuran Daniel Oseda Yucra (Arequipa) y Raúl Machaca Mamani (Tacna).

Conocidos los resultados de la justa electoral, los seguidores del partido, también integrantes de la Aeminpu, celebraron en el local de campaña del Frepap, en el barrio de IV Centenario. Las militantes usaban velos y los varones llevaban túnicas con cabelleras y barbas largas. Los transeúntes los miraban con curiosidad. Algunos se contagiaban de su entusiasmo.

Ese día, los israelitas invocaron a Ezequiel Ataucusi Gamonal como su Mesías, el elegido por Dios para darles a conocer los mandamientos de la ley real, una suerte de Moisés con las tablas del Sinaí.

Ezequiel nació en la comunidad de Huarhua, en la lejana provincia arequipeña de La Unión, en abril de 1918. Falleció en el 2000. Juan Ossio Acuña, antropólogo peruano, estudió a este movimiento religioso por 30 años. Ataucusi solo hizo la primaria, es un quechuahablante que aprendió el castellano a los cinco años de edad.

Hizo servicio militar y trabajó en el ferrocarril entre Mollendo y Matarani. Más tarde, se mudó a Tarma, en Junín, donde se dedicó al oficio de zapatero. Allí dijo haber recibido las manifestaciones divinas que lo animaron a asumir su papel mesiánico.

Por un tiempo, perteneció a la Iglesia adventista. Lo retiraron porque fue acusado de salir de los límites de esa religión: predicaba sobre sus encuentros con Dios. En 1956, cuando partió a Chanchamayo (Junín), tuvo una nueva revelación. Aseguró haber sido arrebatado al tercer cielo, Dios escribió los 10 mandamientos y le pidió que los escribiera en una cartulina, para que luego los predicara al mundo, “a los cuatro cantones de la tierra”.

PUEDES VER: ''El partido mesiánico convertido en segunda fuerza”, BBC destaca el ascenso del Frepap

Iglesia israelita en Arequipa

Para los seguidores israelitas, el sábado es sagrado para el reposo y revisión del Evangelio. Hacen alabanzas siete veces al día. En Arequipa, su iglesia central está ubicada en el distrito de Mollebaya, una jurisdicción rural de Arequipa.

Vicentina vive a un costado del templo, cuenta que en Arequipa hay doce como ese. A ellos llegan sus devotos los sábados. En el frontis hay una explanada, donde queman una gran pila de leña en signo de alabanza. “Dios nos ha puesto dos caminos, ¿quieres vida eterna o perdición? Por eso, nosotros reposamos. Para eso, Dios nos ha puesto al hermano Ezequiel Ataucusi Gamonal como profeta, como su instrumento. Él ha traído los diez mandamientos de la ley de Dios”, señala convencida la mujer de 60 años.

Una gran imagen con los diez mandamientos plasmados está instalada en la parte central de esa iglesia israelita.

José Limazca, otro seguidor de esta Iglesia, explica que estos mandamientos son la base de su congregación y aclara que difieren en algo de los de la religión católica. “Los mandamientos de nuestros hermanos católicos los han resumido. Nosotros tenemos la ley de Dios, con fundamento bíblico en la Sagrada Escritura”, señala.

Por ejemplo, la razón del día de reposo que hacen está en el cuarto mandamiento. “Has del día de reposo para santificarlo: seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día será de reposo para Jehová, tu Dios. No hagas obra alguna…”, señala.

Alrededor del templo, también han construido cabañas para recibir a los seguidores que van al día de reposo con mucha anticipación.

Vicentina señala que la edificación se hizo con el aporte de todos los israelitas. Cada uno da un diezmo según sus ingresos. Ella asegura que la contribución no es obligatoria.

PUEDES VER: Juan Ataucusi asegura que Frepap ya no tiene “la esencia” de su padre Ezequiel

Voto de nazareato

Las mujeres usan velos en honor al voto de nazareato. Bajo esta premisa, las mujeres deben cubrir su cabeza con esa prenda. Limazca sostiene que, en el libro de Corintios, se señala que “toda mujer que ora o profetiza sin cubrirse la cabeza afrenta su cabeza, y la cabeza de la mujer es el varón, y la cabeza del varón es Cristo”. “Una afrenta es una ofensa, es una deshonra”, agrega el seguidor.

El excandidato al Congreso por el Frepap, Flaubert Ataucuri, señala que hay un orden jerárquico. En la congregación israelita, la mujer que llega a la edad de contraer nupcias debe buscar pareja entre la misma asociación.

Los hombres llevan la barba crecida y el cabello largo porque consideran que, como Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, deben permanecer así, sin alterarla. Los israelitas señalan que tampoco ingieren bebidas alcohólicas.

Los israelitas tienen varias fechas especiales, como Pentecostés en junio o la Fiesta de las Cabañas en octubre, con un sustrato ideológico muy arraigado en la cultura andina.

Es un movimiento que acogió a los migrantes y a quienes no tenían esperanza. Ellos encontraron en este grupo mesiánico un refugio para su vida.