Del trolleo al hecho, hay poco trecho