Vanguardia Revolucionaria y el intento de volver a las raíces para renovar su aporte

Plataforma_glr

@larepublica_pe

26 May 2015 | 18:30 h
Desde el piso quince de una residencia en Jesús María (Lima), Edmundo Murrugarra mira hacia el pasado y se sitúa en mayo de 1965 para recordar el nacimiento de Vanguardia Revolucionaria (VR). Esa organización –señala Murrugarra– se fundó oficialmente el 30 de mayo de hace 50 años, pero su núcleo inicial empezó a constituirse desde 1963. 
Vanguardia Revolucionaria centró como foco de su actividad política el campo, trabajando a nivel nacional con la Confederación Campesina del Perú –CCP– y en los departamentos con las federaciones campesinas y ligas agrarias.  También los pequeños empresarios y los primeros cambios en la Iglesia hacia la Teología de la Liberación. 
"Se dieron grandes pasos, pero nos faltó consolidarlos", reconoce Murrugarra.
 
DESDE EL CAMPO
 
A diferencia de otros partidos de Izquierda que decidieron construir sus bases de apoyo en la zona urbana (el PCP con los obreros y UNIR Patria Roja con el magisterio), Vanguardia Revolucionaria adoptó como estrategia de su avance la marcha desde el campo.
 
Vanguardia Revolucionaria  fue uno de los partidos fundadores de Izquierda Unida en 1980. Primero dio paso luego a la Unidad Democrático-Popular (UDP), alianza que en 1979 presentó como integrante de la fórmula presidencial al poeta cusqueño –ya desaparecido– Luis Nieto Miranda, militante de Vanguardia Revolucionaria.
 
Posteriormente, VR se convirtió, junto con el Partido Comunista Revolucionario y el Partido Mariateguista Revolucionario, en el pilar del Partido Unificado Mariateguista (PUM), cuyos rostros más visibles fueron Edmundo Murrugarra, Ricardo Letts, el desaparecido Javier Diez Canseco y Agustín Haya de la Torre (hoy militante del Partido Aprista). 
 
Como se recuerda, el PUM fue una de las patas de la mesa que sostuvo a Izquierda Unida y que llevó a la alcaldía de Lima a Alfonso Barrantes en 1983.
 
EL APORTE DE VR
 
Según el historiador y catedrático Antonio Zapata, Vanguardia Revolucionaria fue uno de los grupos de izquierda más creativos de los años 60. 
"Ha producido más cuadros políticos que renovó el pensamiento socialista en una época en que estaban atravesando gruesas dificultades", enfatizó.
 
Esa afirmación coincide con la fuerte presencia que tuvo en las regiones del interior del país como Arequipa, Cusco y Puno. 
 
En Cusco, el PUM agitó el campo, llegando a desatar prolongadas huelgas campesinas, especialmente en la provincia de La Convención con el caso de la reivindicación de los productores de la hoja de coca. 
 
Sus principales dirigentes fueron Carlos Paredes (hoy coordinador de Sierra Productiva) y el desaparecido Germán Silva Latorre.
 
FORO Y HOMENAJE
 
Para recordar los 50 años de la fundación de Vanguardia Revolucionaria, hoy y mañana se desarrollará "Ecos de los 60 para los sueños de hoy", foro que tendrá lugar en el auditorio de la Derrama Magisterial a partir de las 6 p.m.
 
Se trata, explicó Murrugarra, de una actividad política cuyo objetivo es realizar un balance crítico de las experiencias vividas durante este medio siglo para extraer lecciones que puedan ser útiles ahora, y luego a las generaciones de jóvenes por venir. 
 
Participarán varios actores políticos y sociales y los históricos políticos Hugo Blanco, Ricardo Letts, Edmundo Murrugarra, entre otros.
 
"Si queremos contribuir a la formación de un frente amplio, tenemos que partir de la crítica de lo que hicimos. Las lecciones que aprendimos y qué entregamos a la juventud ahora", señala.
 
En el evento también se rendirá homenaje a los grandes personajes de la izquierda peruana que siguen vivos y a quienes fallecieron. 
 
"Son muchos. Ahí está, por ejemplo, Gustavo Mohme Llona, quien siendo un empresario apostó por el cambio a favor de las mayorías", recordó.
 
Frente Amplio debe abrir puertas a más sectores políticos del país
 
-Edmundo Murrugarra está al tanto de lo que actualmente sucede con la izquierda peruana. Reconoce como un gesto positivo pero insuficiente el impulso del Frente Amplio.
 
-“Como frente amplio ahora entienden, desgraciadamente, que todas las fuerzas de izquierda se juntan. Ese no es frente amplio, es frente de izquierda. Es monocolor. Todos los coloraditos, los rosaditos, los rojitos se juntan. Frente Amplio al contrario es hoy unirte con otras clases. Si hay industriales y empresarios hay que convocarlos”, señaló.
 
-Según Murrugarra, un auténtico frente debe aglutinar a grupos de varias tendencias, no solo de izquierda, para tener alguna posibilidad de éxito político en el futuro. Piensa que en las actuales condiciones el frente no tiene opciones de triunfo en las elecciones que se avecinan. 
 
-Para el experimentado político, la izquierda ha entrado a lo que él llama el tercer momento, que consiste en recuperar los elementos fundacionales  de la izquierda.