Indígenas toman tres baterías del Lote 192 en protesta contra petrolera

La República
10 Jun. 2019 | 19:23h

Han paralizado las baterías Shiviyacu, Teniente López y Huayurí con el fin de que Frontera Energy responda a las demandas de la población y cumpla sus compromisos.

El sábado último, dirigentes y pobladores de la comunidad loretana de José Olaya decidieron paralizar las baterías Shiviyacu, Teniente López y Huayurí del Lote 192 en protesta por el incumplimiento de compromisos por parte de la empresa operadora Frontera Energy.

PUEDES VER: El camino a la primera condena del caso Odebrecht

Al respecto, la plataforma Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios (Puinamudt), señala en un pronunciamiento que los comuneros han buscado por varias veces que la petrolera atienda sus demandas, sin embargo esto no ha ocurrido.

También refiere que la relación entre la población nativa y los trabajadores de la empresa no es buena. Incluso dice que el apu de la comunidad, Abel Nango, es amenazado de muerte constantemente.

Asimismo, agrega que en los dos últimos meses se han producido cuatro derrames dentro de los territorios de las comunidades José Olaya y Antioquía. Sobre estos sucesos afirma que Frontera Energy no los atendió debidamente y sus efectos continúan dañando a la población.

Por estos hechos, Piunamudt exige que la empresa petrolera cumpla con los convenios pactados con las comunidades indígenas del Lote 192   antes de terminar su contrato, el mismo que culmina a fines del año 2019.

Demanda el cese de amenazas de los operarios de Frontera Energy y que la fiscalía brinde garantías de vida al apu Abel Nango.

Otro de sus pedidos es que el Organismo Estatal de Fiscalización Ambiental supervise los trabajos de contingencia de la empresa en el Lote 192, sancione sus faltas y garantice la remediación ambiental de los lugares afectados.

Además, que Frontera Energy asuma las gestiones y gastos para la atención médica de un niño accidentado a causa de la negligencia de su contratista. Pide que también compense al niño y su familia por las repercusiones en la vida del menor, ya que perdió uno de sus dedos.