“Si no hay reforma política, no habrá gobernabilidad, ni una democracia sólida y estable”