Carlos Burgos: “Lozano ni Gasco tienen liderazgo para gobernar”

Luis Barrios

luis.barrios@glr.pe

01 Abr 2019 | 7:30 h

Carlos Burgos Montenegro. Exdecano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque y electo Presidente de la Cámara de Comercio y Producción.

Ysela Vega Huayambal

La gestión regional de Lambayaque y la administración municipal de Chiclayo aún no encuentran su punto de equilibrio que les permita despegar con acciones para conseguir el desarrollo sostenido de la población, afirma Carlos Burgos, quien dice que la falta de liderazgo y de propuestas claras del gobernador Anselmo Lozano y del alcalde Marcos Gasco, les pasa la factura.

Para algunos analistas políticos ya existe un plazo prudente para evaluar la gestión regional y municipal. En primera línea, ¿cuál es su balance del trabajo que realiza el gobernador Anselmo Lozano?

Es importante realizar un diagnóstico de la gestión regional, no sin antes desprenderse del color político que hace mucho daño. Definitivamente hay falencias, por lo que urge que la primera autoridad y los consejeros articulen un plan de trabajo a mediano y corto plazo.

¿Usted considera que hay desaciertos?

Es lamentable decirlo, pero hay una serie de desaciertos que no han podido ocultar. Así tenemos el conflicto que existe en la bancada oficialista por el caso de la gerenta general (Mari Castro Grosso). Al mismo tiempo no se eligieron a los mejores cuadros técnicos.

En la campaña electoral, los candidatos pregonaron que apostarían por la meritocracia en la elección de sus funcionarios…

Si en la administración regional se convocó a los colegios profesionales para la elección del equipo técnico, entonces deben publicar los documentos, aunque por resultas del silencio no se habría realizado esa invitación. Y los funcionarios que no tienen el perfil profesional deben dar un paso al costado.

La permanencia en el gobierno regional de la gerenta general, Mari Castro, interpelada por el pleno del consejo, ¿perjudica la gestión de Lozano?

Claro que sí. Incluso debilita la administración y su imagen. Antes de la interpelación, Castro debió irse.

Empero, Lozano defiende a capa y espada a Castro, la ex gerenta general durante su período de alcalde en el distrito de La Victoria...

El espectro distrital es diferente a un regional y por ende la visión de desarrollo, pues las exigencias son otras. Las subjetividades deben quedar en segundo plano.

¿Anselmo Lozano es soberbio?, ¿es un líder?

Con las situaciones que se registraron desde su intención de tramitar el cierre de la Autoridad Portuaria Regional queda demostrado que tiene una dosis de soberbia y no es líder. Lozano debe rectificar porque de lo contrario su gestión será un fracaso.

Efecto Gasco

En el otro frente está el ayuntamiento chiclayano. ¿Qué opina de la gestión del alcalde Marcos Gasco?

Hay un sentimiento de descontento e insatisfacción. Gasco empezó con una serie de desaciertos: el nombramiento de funcionarios, entre ellos una persona con orden de detención, la alfombra roja y supuestamente haber tenido a extranjeros en la municipalidad.

Un hecho importante que afecta los intereses de los chiclayanos es el retiro de la Cooperación Suiza del proyecto Chiclayo Limpio. ¿Existen elementos de convicción que la comuna tiene un plan alternativo para afrontar este caso?

Si bien él (Gasco) no tiene la culpa, sí debió prever acciones, pues era un tema que era vox populi desde el año pasado. Ya en la campaña electoral sabía del problema, por lo que debió asumir la alcaldía con un plan técnico y no caer en la improvisación. No hay una demostración que cuente con un plan B, ni tampoco decisión política.

¿El Colegio de Ingenieros de Lambayeque (CIL) cursó invitaciones al burgomaestre para coordinar acciones técnicas?

Se le presentó dos cartas de invitación con el propósito de ayudar a resolver el problema de saneamiento y de residuos sólidos, pero no acudió.

La crisis del servicio de limpieza pública, el caos vehicular y el comercio ambulatorio necesita de políticas efectivas...

No se evidencian desde el seno municipal.

Le formularé la misma pregunta que le hice sobre el liderazgo en el caso Lozano. ¿Marcos Gasco es un líder?

No, sin embargo me parece que hay tiempo para mejorar por el bien de Chiclayo, una ciudad que urge del apoyo de todo, y recupere el lugar que merece, después de años de corrupción.