Sacerdote Carlos Castillo Mattasoglio es el nuevo arzobispo de Lima

grupo larepublica
La República
2019 M01 25 | 02:00 h

Cambios. Profesor de teología en la PUCP con amplia producción académica y amigo personal del padre Gustavo Gutiérrez reemplazará a Juan Luis Cipriani en el cargo.

El sacerdote diocesano Carlos Gustavo Castillo Mattasoglio será el nuevo arzobispo de Lima en reemplazo de Juan Luis Cipriani, quien ejerció el cargo por casi 20 años. Su nombramiento será oficializado hoy desde Roma, sede del Vaticano, por el papa Francisco.

Cipriani, al cumplir 75 años a fines de diciembre pasado, tuvo que renunciar al cargo que asumió el 30 de enero de 1999. No obstante, mantendrá su función de cardenal.

Según se supo anoche, Castillo Mattasoglio será nombrado en una ceremonia que empezará a las seis de la mañana, hora peruana.

El nuevo arzobispo de Lima es docente principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) donde dicta Teología.

PUEDES VER El papa Francisco nombrará a Carlos Gustavo Castillo como nuevo Arzobispo de Lima 

Según fuentes de La República, desde hace varios meses el sacerdote diocesano era una de las opciones del Vaticano para reemplazar a Cipriani, pese a las diferencias de ambos.

De acuerdo a las disposiciones eclesiásticas, el nombramiento del nuevo arzobispo de Lima se aplica de inmediato, por lo que la nueva autoridad empezaría a despachar desde hoy.

Cipriani dejaría Lima y probablemente se trasladaría al Vaticano. Al cumplir los 75 años el 28 de diciembre pasado, presentó su renuncia al Arzobispado de Lima, en cumplimiento de una disposición del papa Francisco que establece que todos los obispos, arzobispos y encargados de la Iglesia Católica deben dimitir de sus cargos pastorales y administrativos al cumplir esa edad. Solo pueden continuar en el cargo si el Sumo Pontífice lo dispone.

Su renuncia al arzobispado de Lima fue aceptada hace unos días y ayer se conoció a su sucesor.

El sacerdote diocesano Carlos Gustavo Castillo Mattasoglio estudió teología, con una especialidad en dogmática, y un doctorado en 'Sacra Theologia' en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Actualmente es docente principal a tiempo completo de Teología en la PUCP. Dicta en los últimos dos años los cursos 'Revelación de Dios en la historia', 'Teología 1' y 'Teología 2'.

Según la página web de la PUCP, Castillo tiene 39 publicaciones y las última datan del 2017. Sus libros están escritos en español e italiano.

PUEDES VER La Iglesia no quiere que estén cuando no hay capacidad de seguir

Además de teología ha escrito sobre jóvenes y santos peruanos como Santa Rosa de Lima.

Su tesis de doctor versó sobre Bartolomé de las Casas y cuando era estudiante de sociología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ingresó a la Unión Nacional de Estudiantes Católicos donde conoció al padre Gustavo Gutiérrez, autor de la "Teología de la Liberación", con quien hizo una amistad duradera.

A propósito de la celebración de los 90 años del padre Gutiérrez, en junio del año pasado, La República conversó con el ahora arzobispo de Lima sobre su amistad con él.

“Gustavo ha sido un transmisor de que no podemos ser cristianos aislados, y menos en cuanto a la teología, que es una reflexión sobre la fe, teniendo en cuenta la palabra de Dios”, refirió el sacerdote.

Contó que, junto a otros laicos y sacerdotes, participó con Gutiérrez en largos debates sobre la Iglesia y su opción por los pobres, que ayudaron al nacimiento de la innovadora corriente teológica.

En 1968, en un encuentro de laicos organizado en Chimbote, el padre Gutiérrez dio una ponencia sobre el cambio social. Un mes después, la presentó en la Conferencia Episcopal de Medellín, llamándola, por primera vez, Teología de la Liberación. 

Fue ordenado por Landázuri

- Carlos Castillo Mattasoglio fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1984, a los 34 años, por el excardenal Juan Landázuri Rickets, con quien mantuvo una gran amistad.

- Destacó ese aprecio así: "Escribo con gusto estas notas sobre el laicado en el ministerio de mi amigo el cardenal Juan, no solo porque él acogió mi vocación laical, de cristiano comprometido con el pueblo y con la Iglesia, y reconoció ese camino para volcarlo a favor de la vocación sacerdotal, sino también porque hasta hoy en mi vida la mayor parte de mis años todavía son como laico; solo cuando llegue a los 68 años tendré la mitad de mi vida como laico y la mitad como sacerdote".