Los partidos políticos siguen debilitándose en los últimos años