Lazy loaded image

Fiscal de la Nación respondió por casi dos horas ante José Pérez

La República
30 Nov 2018 | 21:00 h

Interrogatorio. Gonzalo Chávarry absolvió 30 preguntas sobre sus presuntos vínculos con Fuerza Popular: negó tener pactos o cercanía con alguna fuerza política. El interrogatorio continuará otro día sobre el chat ‘La Botika’.

“Lo descarto por completo, no existe persecución política a los empresarios por investigaciones del caso Lava Jato”. Esta fue la respuesta del fiscal José Pérez a las declaraciones del empresario Roque Benavides, presidente de la Confiep, quien considera que el sector privado es perseguido por el sistema de justicia del país.

En este contexto, Pérez Gómez sostuvo que lo ideal sería que se den manifestaciones en respaldo al trabajo que realizan las autoridades.

PUEDES VER Pablo Sánchez respaldó el trabajo del Equipo Especial del Ministerio Público

“Toda persona tiene que cumplir con los mandatos que indica la ley. Por el contrario, debería haber manifestaciones de respaldo a las acciones que realizan las autoridades. No hablo de mi persona, sino de jueces y fiscales que realizan su labor”, expresó ayer el magistrado.

Al mismo tiempo, el fiscal del Equipo Especial afirmó que Gonzalo Chávarry, como titular del Ministerio Público, debería pronunciarse para defender a la institución ante las críticas.

“Solicitamos que haya una reafirmación de que aquí hay un Estado de derecho, un cumplimiento de la norma. Esperamos que el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, haga un pronunciamiento de respaldo y respeto al Estado de derecho y cumplimiento de la norma para todos los ciudadanos”, apuntó.

El interrogatorio

Pérez dio estas declaraciones, luego de interrogar al fiscal de la Nación. La diligencia duró unas dos horas. Chávarry respondió 30 preguntas. Ambos se trataron con respeto en el interrogatorio, cada uno, desde su posición.

En la diligencia que se realizó en el despacho del fiscal de la Nación también participó Giuliana Loza, abogada de Keiko Fujimori; y un representante de la Procuraduría.

El interrogatorio fue suspendido por decisión del fiscal. Pérez creyó necesario hacer un alto antes de preguntar sobre el chat de Fuerza Popular ‘La Botika’ y las conversaciones en las que los congresistas fujimoristas coordinaban una campaña de desprestigio en su contra. Para el fiscal, “por una cuestión ética” corresponde que otro fiscal de su despacho continúe con la diligencia y haga las preguntas que harán referencia a él.

Un tema clave durante el interrogatorio fue el papel que desempeña Juan Manuel Duarte Castro, asesor del fiscal de la Nación. El abogado de Chávarry se opuso a las preguntas al considerarlas fuera del tema de investigación. Antes de trabajar para el Ministerio Público, Duarte fue asesor de congresistas y estuvo vinculado a Fuerza Popular.

Sin embargo, cuando el fiscal le indicó a Chávarry que podía reservarse la respuesta si consideraba que podría surgir alguna responsabilidad penal, este decidió responder.

“Juan Manuel Duarte es el enlace parlamentario del Ministerio Público, desconozco si él ha prestado servicios a la bancada de Fuerza Popular. Yo decidí directamente la contratación de Duarte”, dijo.

Chávarry agregó que desconocía de la relación de su trabajador con el fujimorismo.

“Me lo recomendaron muchas personas que conocí durante muchos años. Fue una decisión solo mía. Lo conocí por recomendación cuando estaba en la búsqueda de un buen elemento para el cargo”, concluyó.

El caso Cocteles no se ha detenido

- El fiscal José Domingo Pérez solicitó impedimento de salida del país contra Antonietta Gutiérrez Rosati, Ana Matsuno Fuchigami, Rafael Herrera Mariños, Erika Yoshiyama Koga e Ytalo Pachas Quiñones, implicados en el caso de los aportantes falsos de Fuerza 2011.

- Ayer, el juez Richard Concepción comenzó a evaluar el requerimiento del fiscal Pérez. La audiencia fue suspendida hasta el jueves 6 de diciembre a las 11 de la mañana.

- Antonietta Gutiérrez Rosati y Ana Matsuno Fuchigami fueron tesoreras de Fuerza 2011.

- Erika Yoshiyama Koga, según un colaborador eficaz, fabricó boletas de pago para demostrar que Keiko Fujimori tenía arraigo laboral.