Fujimorismo modifica cuestión de confianza para que Congreso no sea cerrado

Fuerza Popular cambió los escenarios en que el presidente podrá plantear cuestión de confianza. La modificación impediría un posible cierre del Congreso y cambia esencia del proyecto de bicameralidad.

Fuerza Popular cambió los escenarios en que el presidente podrá plantear cuestión de confianza. La modificación impediría un posible cierre del Congreso y cambia esencia del proyecto de bicameralidad.

El Congreso aprobó el miércoles 3 los proyectos de referéndum faltantes: no reelección de congresistas y bicameralidad. En este último, el Parlamento, con respaldo y mayoría de Fuerza Popular, modificó en qué escenarios el presidente a partir del 2021, podrá plantear cuestión de confianza ante el Parlamento – de senadores y diputados –.

Como se recuerda, según la Constitución, el presidente pide cuestión de confianza cuando lo crea conveniente. Si el Congreso se la rechaza, el Gabinete Ministerial entre en crisis y es cambiado. Pero si esto sucede en dos oportunidades durante un mismo gobierno, el Jefe de Estado está facultado de cerrar el Legislativo.

Sin embargo, en el proyecto de retorno a la bicameralidad, el Legislativo aprobó la modificación del artículo 134 de la Carta Magna. Este subcapítulo precisa que el “presidente está facultado de disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros”.

Pero el texto sustitutorio de bicameralidad elaborado por la Comisión de Constitución, presidida por la fujimorista Rosa Bartra, sostiene que el Jefe de Estado puede “en ningún caso, podrá disolver la Cámara de Senadores”.  

Congresistas de Nuevo Perú (NP), Acción Popular (AP) y Peruanos Por el Kambio (PPK) que el fujimorismo modifique la esencia del proyecto original de bicameralidad. La vocera de Fuerza Popular les increpó en Twitter. “Ese es el doble discurso de siempre”. Pero los usuarios le recordaron la modificación a la cuestión de confianza.

“No sólo eso, en reforma de bicameralidad han eliminado en la práctica toda posibilidad de cierre del Congreso. Ninguna cuestión de confianza, que no sea la de inicio de nuevo Gabinete (la del artículo 130, que se da por defecto), servirá para cierre del Congreso”, escribió un usuario identificado como Arturo Romero.

El artículo 130 de la Constitución señala que cuando juramenta un nuevo Gabinete este acude al Congreso a pedir la cuestión de confianza.

Reacciones

Para el congresista de NP, Alberto Quintanilla, esta modificación “rompe el equilibrio y debilita” al próximo presidente. "Me parece sumamente grave, nos basamos en el principio de división de poderes. Entre los tres poderes del Estado tiene que haber equivalencia. Lo que se aprobó sobre que no procede cuestión de confianza por proyectos legislativos. El presidente solo podrá plantearla para instalación. Los dos contendientes tienen que tener igualdad de condiciones. Tiene que haber paridad. El fujimorismo propuso eso con la batuta de Mauricio Mulder", enfatizó.

En esa línea, el legislador acciopopulista, Yonhy Lescano compartió la opinión de Quintanilla. “Debilita al presidente, al gobierno frente al Congreso”. Agregó que el próximo Jefe de Estado no podría plantear cuestión de confianza “por proyectos de ley presentados por el Ejecutivo”.

“Las reformas constitucionales aprobadas, anoche sobre la cuestión de confianza, en el marco de la bicameralidad, entrará en vigencia en el 2021, por tanto, no aplica en este Gobierno”, expresó el congresista oficialista, Gilbert Violeta.

“Nosotros discrepamos con esos cambios, asumiendo además que el Tribunal Constitucional (TC) tendrá que pronunciarse sobre esos conceptos y, por tanto, podría suponer que se tenga que hacer luego una nueva adaptación a lo que se determine en la sentencia”, agregó.

Consultado por La República sobre si el texto que aprobó el fujimorismo a la cuestión de confianza en el Parlamento bicameral, limitaría al presidente aplicar este mecanismo para reformas políticas, Violeta afirmó que “eso intentan”. “Lo cual hoy está en limbo ya que la Constitución lo permite y el reglamento (modificado con otra Ley Mulder) lo impide”, puntualizó.

Lo preocupante radica en que, según Violeta, “las reformas constitucionales no son observables por el Ejecutivo”. Es decir, todo queda en manos del TC.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO