Terrenos comprados por evangélicos son de Alianza Lima

Tarjeta roja. Mediante decreto ley del gobierno de Juan Velasco se adjudicaron al club victoriano los predios que la iglesia El Aposento Alto adquirió por 600 mil dólares al ciudadano Julio Saquicuray.

Tarjeta roja. Mediante decreto ley del gobierno de Juan Velasco se adjudicaron al club victoriano los predios que la iglesia El Aposento Alto adquirió por 600 mil dólares al ciudadano Julio Saquicuray.

Esta nota fue publicada el 29 de octubre del 2017 en nuestra edición impresa.

Los predios adyacentes al estadio del club Alianza Lima que adquirió la iglesia evangélica El Aposento Alto al ciudadano Julio Saquicuray Pérez son de propiedad de la centenaria organización deportiva victoriana, según documentos bajo custodia de la Superintendencia de Bienes Nacionales (SBN).

De acuerdo con el acervo documentario de la SBN, el 6 de junio de 1972, el entonces jefe del Estado, el general EP Juan Velasco Alvarado, emitió un decreto ley mediante el cual concede al club Alianza Lima los terrenos que Julio Saquicuray vendería luego a El Aposento Alto.

El decreto ley establece "la adjudicación al club deportivo de un terreno de 39.475 metros cuadrados ubicado entre las calles Isabel La Católica, Abtao, Unanue y Mendoza, para que lo destine a su sede social y el estadio deportivo". Justamente, El Aposento Alto adquirió parte de los predios descritos en el decreto.

La República buscó a Julio Saquicuray Pérez en su casa de La Molina para que explicara cómo obtuvo la propiedad de los terrenos que legalmente pertenecían a Alianza Lima y que luego él vendió a la iglesia evangélica El Aposento Alto, pero sus familiares dijeron que estaba delicado de salud y que no daría declaraciones.

Este periódico trató de obtener la versión del evangélico Alberto Santana Leiva, pero su secretaria respondió con evasivas. Ayer el pastor ofreció una rueda de prensa, pero solo confirmó la propiedad de la explanada, sin dar detalles del acto de compra-venta con Saquicuray Pérez.

Según las partidas de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos, el 24 de junio del 2016 El Aposento Alto compró a Julio Saquicuray dos lotes, uno de 1.216 metros cuadrados y otro de 1.235 metros por un total de 600 mil dólares. Los predios corresponden al área que el gobierno de Velasco adjudicó al club Alianza Lima.

Nada está dicho

El 21 de setiembre de este año, el administrador de Alianza Lima, Renzo Ratto Ferreccio, informó que había sido notificado sobre la venta de los predios adyacentes al club.

"Hemos sido notificados de que una empresa evangélica ha comprado lotes de la explanada de nuestra institución, estamos viendo con los abogados para el mejor manejo de esta defensa y tener todo en regla respecto de esta situación. No tengo detalles de cómo han comprado los lotes", explicó.

"Pero recordemos que nosotros somos los propietarios y, si bien hay un tema legal, nosotros estamos en posesión hace más de 40 años de manera continua y pacífica. Además, esos lotes están dentro de los linderos del club Alianza Lima, entonces vamos a regularizar el tema legal lo más pronto posible", apuntó Renzo Ratto.

Para la Municipalidad de La Victoria, distrito donde está el estadio de Alianza Lima, los terrenos correspondientes a la explanada son propiedad del Estado, pero los administra la instancia edil. Y también rechaza la compra efectuada por los evangélicos de El Aposento Alto.

"Según la resolución ministerial con fecha octubre de 1975, el club Alianza Lima tenía el derecho de la administración de la zona de la explanada del estacionamiento por un periodo de 25 años y eso ya culminó a fines de 1999. Ahora la municipalidad es la encargada de la administración, pero estos terrenos son de propiedad del Estado, y al menos en la municipalidad no existe registro de venta a ninguna iglesia", argumentó el encargado de la oficina de Control Patrimonial de la Municipalidad de La Victoria, Alberto Grados Pedemonte.

Pero para el pastor Alberto Santana, la próxima compra será, "por disposición divina", el mismísimo estadio blanquiazul.

“Es una apropiación ilícita”

El delegado deportivo de Alianza Lima, Héctor Ordóñez Galarreta, señaló que la compra-venta de predios en el ámbito del estadio es una operación irregular y no descartó la comisión de delitos.

"Esto le compete directamente a la administración del club, pero tengo conocimiento de que aquí al parecer hubo una apropiación ilícita, quizá se han aprovechado de la buena fe de la iglesia evangélica (El Aposento Alto)", dijo.

"Esto se ha profundizado en la época del señor Guillermo Alarcón, que como sabemos está implicado en la red de Orellana y aparentemente hubo un contubernio, pero esto le compete al club", adelantó.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO