Lucia Solis

Lucia Solis

Casa de Brujas
Periodista feminista, activista y editora de género en Grupo La República. Licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y máster en Estudios de Género por la Universidad Complutense de Madrid (en curso). @lamenstruante lucia.solis@glr.pe

Más columnas

Lucia Solis

Defendamos el enfoque de género (otra vez) 12 May 2022 | 7:28 h

Lucia Solis

Repensar las maternidades, por Lucia Solis 05 May 2022 | 3:47 h

Lucia Solis

Ser mujer: una forma de supervivencia28 Abr 2022 | 7:58 h

Lucia Solis

Ni muerte ni castración21 Abr 2022 | 8:12 h

Manual de supervivencia feminista para las fiestas

“Priorizar su salud mental y tu estabilidad emocional durante las fiestas es válido”.

Disfrutar completamente de las fiestas navideñas y de fin de año es de privilegiados y privilegiadas. No es normal. Porque aunque el INEI no haya llegado tan a fondo, todes conocemos a alguien que lo pasa mal en este ruidoso y comercial mes. Y si no se nos ocurre nadie es porque somos nosotres les que padecemos ante el agobio de lo que representa la Navidad y el Año Nuevo. Y cuando digo nosotres me refiero a las mujeres y a cualquier otra persona que sea vulnerable frente a las expectativas de estas épocas.

Salud, amor, dinero, trabajo. Las fiestas también están atravesadas por no una, sino por muchas miradas patriarcales que pueden afectar nuestro ánimo y bienestar mental. Por eso, aquí va un pequeño manual de supervivencia para salir airose de las dos noches que parecen confabularse para exigirnos que, de pronto, tengamos toda nuestra vida resuelta y en calma.

1. Si un pedazo de panetón equivale a comer cinco panes, cómete cinco más.

Nadie ‘’te lo dice por tu salud’', ni es tu obligación ‘’cuidarte’' en estas fechas. La gordofobia está camuflada por comentarios que parecen de preocupación pero que, en realidad, lo que buscan es que te alinees en el doctrina de comer menos y pensar más. Ninguna persona tiene derecho a opinar sobre tu cuerpo, tu ropa, tu salud, lo que comes o lo que deberías comer. No le debes explicaciones a nadie. Cómete el panetón, el chocolate caliente, el pavo, el puré de manzana y disfruta el momento. Lo que comes no te define; cuestionar a los demás por su apariencia o por lo que comen, sí.

PUEDES VER: ¿Cómo asistir a una víctima de violencia de género si recurre a mi ayuda?

2. ‘’No tendrán más la comodidad de nuestro silencio’'

Ser feminista implicar incomodar. Porque cuestionar todo lo que nos enseñaron como normal es un proceso interno doloroso pero revelador que te da la fuerza necesaria para que aquella mirada señaladora te importe cada vez menos. Si estás en una posición segura para decir lo que piensas, dilo. No tienes por qué tragarte el chiste machista de tu tío ni los comentarios homofóbicos de tu cuñado. Enójate, responde, pregunta, educa. Pero (y esto es importante) si el ambiente en que te encuentras ya es demasiado hostil para ti y alzar la voz puede resultar en un episodio desgradable y que puede alterar tu salud mental, respira, sonríe y aléjate. Estás del lado correcto. Tú lo sabes y eso es lo que importa.

3. Abraza tu diversidad, tu orientación y tus decisiones sexo afectivas.

‘’¿Y el novio?’’, ‘’¿Y los hijos?’’ ‘’Te verías más bonita si fueras más femenina’'. ‘’Te vas a quedar sola’'. Son frases que todas las mujeres y otras diversidades sexo genéricas recibimos frecuentemente, aunque nunca tanto como en las cenas y reuniones por fiestas. Si te ves en una situación así, recuerda que la heterosexualidad es muchas veces (la mayoría) una imposición, tanto como la monogamia y la maternidad.

PUEDES VER: Gabriela Wiener: ¿Vamos a seguir blanqueando la violencia otra vez?

4. Familia es la que tú decidas

Marcar distancia con tu familia nuclear o con la que sueles pasar las fiestas está bien. Priorizar su salud mental y tu estabilidad emocional es válido. ‘’La sangre no hace a la familia. (…) Familia es con quien compartes lo bueno, lo malo y lo feo y con quienes se siguen queriendo al final. Son los tú eliges’'. Hector Xtravaganza (1965-2018), activista LGTBIQ+.

5. Consciencia navideña y de clase

La presión emocional de la Navidad y el Año nuevo aumenta con la expectativa de regalar. Regalar algo, lo que sea, pero hacerlo. Ir al centro comercial abarrotado y mirar angustiade aquello que haga quedar bien pero que ecónomicamente no sepa tan mal. Aunque es difícil, recordemos que esta también es una imposición social y que regalar, así como recibir regalos, es un privilegio de clase. Reconocerlo es importante. Y no caer en el mandato capitalista, aunque incomode, aunque sea difícil, puede ser sanador.