Columnista invitado

Columnista invitado

La República

Más columnas

Columnista invitado

1821-2021: el Pacto de Costa Rica01 Dic 2021 | 7:43 h

Columnista invitado

El mensaje del materialismo de las ideologías24 Nov 2021 | 7:43 h

Columnista invitado

La vacancia y el juicio político20 Nov 2021 | 8:09 h

Columnista invitado

Transporte público en emergencia13 Nov 2021 | 8:15 h

La ideología de la tecnología

“La educación de las artes que promovían la creatividad en los jóvenes ha sido eliminada en los colegios y en las universidades”.

El pensamiento materialista del liberalismo y del socialismo ha permitido el impresionante desarrollo de la tecnología, pero sin control. Ha surgido un nuevo espacio económico, el mercado global. Las naciones pierden relevancia en cuanto a los movimientos de producción, dinero, inversiones y servicios. Los hombres están convencidos de que todos los intereses del ser humano coinciden con los intereses tecnológicos.

Se piensa que los problemas que se presentan son por la falta de desarrollo de la tecnología. La buena vida depende de la técnica. Ya no se busca lo justo, lo bello y lo verdadero sino solo los resultados de la razón técnica. La tecnología es la nueva ideología.

PUEDES VER: Facebook no va a cambiar mientras siga en manos de Zuckerberg, denuncia Haugen

Las nuevas tecnologías y la robotización llevarán a una gran marginalización de los que no caben en este nuevo mercado. La élite tecnológica que posee más del ochenta por ciento del dinero domina el mercado, la política y la cultura. Este mundo del sistema tecnológico-financiero global sin alma pretende constituirse actualmente como la única forma de sociedad. La consecuencia es la política de la neutralidad porque el poder político está sometido al poder económico.

La globalización favoreció a los países en vías de desarrollo porque las empresas buscaban países con bajos salarios. Sin embargo, la inteligencia artificial no es neutra. Los logaritmos no son neutros. El Estado no puede interferir en las familias por la gran variedad de opiniones y por el derecho a la libertad de opinión, pero el hecho de que el Estado no puede imponer una concepción de vida facilita a los logaritmos a meterse en las instituciones y en la vida privada y adueñarse de las opiniones, gustos y costumbres. En realidad, la vida privada no está separada de la vida pública de la mentalidad tecnócrata porque el dinero monopoliza el derecho de enseñar por medio de la publicidad y la diversión: deportes, telenovelas, canciones sin sentido, reality-TV, pornografía, noticias falsas en Facebook, etc. Además, la educación de las artes que promovían la creatividad en los jóvenes ha sido eliminada en los colegios y en las universidades.

PUEDES VER: Mark Zuckerberg: empleados del hogar lo acusan de acoso y de impagos

El mundo tecnológico deshumaniza a las personas. Todo se convierte en dinero. La élite dicta la forma de estar en el mundo y el hombre adquiere la obsesión del deseo de comprar y divertirse y pierde la opción por el verdadero sentido de su vida. Para establecer un matrimonio la conversación es solo sobre las condiciones materiales. La educación de los hijos se dificulta por el uso obsesivo de los juegos electrónicos que la nueva ideología impone.

Como ya no existe una conciencia del bien, se pierde la confianza entre las personas. La consecuencia son los conflictos entre todos.

La globalización de la economía y de las finanzas transcienden los poderes y culturas nacionales. Ningún pueblo puede marginarse sin correr el riesgo de la marginación total y volverse irrelevante.