Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre
Comunicadora Social. Creadora del programa de televisión Costumbres. Personalidad Meritoria de la Cultura desde el 2015. En Twitter: @sonalytuesta.

Más columnas

Sonaly Tuesta

Libre hasta de mí misma, por Sonaly Tuesta23 Oct 2021 | 6:30 h

Sonaly Tuesta

Desde nosotras mismas16 Oct 2021 | 7:49 h

Sonaly Tuesta

Recuerdos 09 Oct 2021 | 8:40 h

Sonaly Tuesta

No botes la comida02 Oct 2021 | 7:13 h

Recuerdos

“La felicidad se compone de momentos y hay que capturarlos no solo en una foto, sino en la memoria y en el corazón”.

Trajimos el fiambre, como en los viejos tiempos. Tendimos la manta muy cerca del puquio. Era natural hablar del entorno y recordar alguna leyenda. Quizá la de los orejones, de la cocha sagrada o del santo que no acepta quedarse en el templo y regresa a la cueva. Aprendimos a ser simples, a disfrutar de los uchos, del chicharroncito que se queda pegado a la papita y hace sublime cada bocado.

Tantos sabores y saberes nos reconectan con un espacio íntimo, familiar, querendón. Sin prisas. Sin presiones. Tal vez por eso cuando pienso en darme un tiempo, evoco a mi comadre Martina, la descubro tejiendo o preparando esa sopita de guineo que compartiremos mientras hablamos de la faena comunal del domingo que de seguro terminará en fiesta.

El retrato de paz, de tranquilidad me lleva al campo, a los compartires que trascienden. Que dejan huella y un aprendizaje que sin darte cuenta te va convirtiendo en una mejor persona. Veo las imágenes archivadas y allí están las mujeres de San Pedro de Huancayre (Huarochirí) trayendo la shajta, un grupo de potajes que colocan en la mesa para homenajear a todas y todos, luego del compromiso cumplido: haber liberado el agua para el riego.

PUEDES VER: Sonaly Tuesta: “No se deben romantizar las luchas de las mujeres”

Tarareo esa antigua canción y descubro octubre a través del robo y baile de la gallina de Pomacochas (Bongará, Amazonas). Se han juntado en la casa del mayordomo de San Lucas y las parejas andan decorando a las aves muertas con flores y ortiga. Se irán al ritmo de la banda de músicos y danzarán por calles y plazas sin dejarse quitar sus gallinas. La euforia y el juego transmiten una energía espectacular. Al día siguiente traerán a los santos para la procesión y servirán nuevamente la conserva de chiclayo (calabaza) para agradecernos por haber venido.

La felicidad se compone de momentos y hay que capturarlos no solo en una foto, sino en la memoria y en el corazón. Cuando estén allí guardados podrán emerger de repente y serán un insumo poderoso para avanzar o reconectar con nuestro camino. Ese que ya está por abrirse paso.