Editorial Editorial

Editorial

La República

Más columnas

Editorial Editorial

Mandato popular24 Jul 2021 | 7:20 h

Editorial Editorial

Merecido homenaje23 Jul 2021 | 7:53 h

Editorial Editorial

Balance de gestión22 Jul 2021 | 8:27 h

Editorial Editorial

Gabinete de ancha base21 Jul 2021 | 5:34 h

Más competencia, menos monopolio

Biden anuncia medidas para promover la competencia en toda la economía norteamericana.

Favorecer la competencia en todos los ámbitos de la economía, ese es el objetivo que persigue la más flamante iniciativa del presidente norteamericano Joe Biden, quien ha dispuesto que doce agencias federales pongan coto a los abusos de la industria por prácticas monopólicas que al final se traducen en mayores precios para el consumidor.

En este orden de cosas, una de las principales industrias que deberá evitar el uso de dominio de mercado será la tecnológica, que ha sido varias veces observada por generar cadenas de productos que cierran el mercado a la competencia.

Las Big Tech, como se les conoce, han sido duramente cuestionadas por prácticas desleales y algunas de ellas afrontan millonarios juicios producto, por ejemplo, de la acumulación de datos, poca competencia entre proveedores de internet o fusiones en serie, que desdibujan el mercado por su gran concentración en pocas manos. Parece que la administración norteamericana volverá muy pronto a la neutralidad en la red, política promovida por Barack Obama y desestimada por Donald Trump.

Otro caso que va a traer rápidamente una reacción de los grandes capitales norteamericanos será el del sector farmacéutico. Biden ha anunciado que los Estados Unidos saldrán a comprar productos farmacéuticos a Canadá, debido a que cuenta con mejores precios que los de su propia industria.

Algunas medidas están destinadas directamente a proteger el derecho del consumidor en materia de alza de precios, tarifas o dependencia tecnológica forzosa. Hasta la letra pequeña que se establece en los contratos de servicios o adquisiciones será observada por estas agencias federales que buscarán garantizar mayor calidad y competencia. Incluso se ha anunciado la creación de una agencia especializada en promover competencia.

Otro gran rubro es el correspondiente a los contratos laborales. Las cláusulas de confidencialidad y algunas otras limitantes ahora pasarán por los filtros con el objetivo de mejorar la empleabilidad y garantizar mejores negociaciones salariales.

Aunque hay quienes critican estas medidas y las tildan de intervencionistas, el presidente Biden ha sido claro en señalar que la idea es poner coto al poder omnímodo de las grandes empresas y ser más exigente con toda la normatividad antimonopolio. Como ha dicho el mandatario demócrata, el capitalismo sin competencia no es capitalismo, es explotación.