Sonaly Tuesta

Sonaly Tuesta

La costumbre

Más columnas

Sonaly Tuesta

El abrazo a la madre agua17 Abr 2021 | 6:06 h

Sonaly Tuesta

Mi Perú10 Abr 2021 | 5:17 h

Sonaly Tuesta

Nuestra Semana Santa27 Mar 2021 | 5:11 h

Sonaly Tuesta

Estela Casanto Mauricio20 Mar 2021 | 11:58 h

Nuestra expresión de origen

“Esa es la experiencia individual y de equipo: volver a la raíz y escuchar, reconocer el valor de lo que nos cuentan y enlazar vidas, momentos, creatividades...”.

El audiovisual es nuestra forma de expresarnos e ir construyendo comunidad. Es una poderosa herramienta para generar empatía y vínculos si la ponemos al servicio del bien común y de la relación comunicativa que incluye y dignifica.

Fuimos una de las productoras audiovisuales ganadoras del Concurso Nacional para la Difusión de la Innovación – Reconociendo la Innovación, promovido por Innóvate Perú, y gracias a eso conseguimos el financiamiento de dos documentales de nuestro proyecto Saberes que Unen. Las piezas, realizadas en quechua, awajún y español, enfatizan lo que proponemos desde hace tiempo: la riqueza cultural es un pilar de desarrollo.

Escogimos un saber de vida y trabajamos priorizando el testimonio de parteras, agentes comunitarios, gestantes y obstetras. Desde la experiencia, evidenciamos la puesta en valor del parto vertical. 1.- Para generar un parto institucionalizado, armonioso y con pertinencia cultural como en los centros de salud de Churcampa (Huancavelica). 2.- Para innovar a partir de esta sabiduría e inventar una cama eléctrica con las diferentes posiciones para dar a luz y esta sea ofertada, en cualquier establecimiento de salud, a las mujeres del mundo.

En la segunda pieza audiovisual apostamos por el bosque. “El bosque en pie”, como lo define Jessica Tsamajain, Jefa Reserva Comunal Tuntanain. Ella ha logrado unir capacidades de técnicos, productores shiringueros y la empresa privada para hacer de la extracción del látex del árbol de shiringa, una actividad productiva que beneficie a la comunidad y permita conservar las 94 mil hectáreas de la reserva.

Esa es la experiencia individual y de equipo: volver a la raíz y escuchar, reconocer el valor de lo que nos cuentan y enlazar vidas, momentos, creatividades, para mostrar la gran posibilidad de avanzar a partir de lo que somos y hacemos.