Quién es Carlos Revete, alias ‘Koki’, líder de una banda criminal que siembra el terror en Caracas

El régimen chavista ofrece una recompensa de 500.000 dólares por ‘Koki’, un criminal que lidera una banda armada en Cota 905, uno de los sectores más violentos de Caracas, en Venezuela.

El “Koki” es el nombre más visible de los líderes de la banda de la Cota 905, una barriada en el oeste de Caracas. Foto: Twitter
El “Koki” es el nombre más visible de los líderes de la banda de la Cota 905, una barriada en el oeste de Caracas. Foto: Twitter
Mundo LR

“Se busca. Alías: Koki. Asesino. Nombre: Carlos Luis Revete. Recompensa 500.000US$”, se lee en el anuncio, que va acompañado de una foto del criminal más buscado por la Policía venezolana. En las últimas 48 horas, bandas armadas sembraron el terror en Caracas, dejando hasta el momento una decena de muertos, entre transeúntes, bandidos y dos policías, según medios locales.

El régimen chavista ofrece una recompensa de medio millón de dólares por el paradero de Revete, alias ‘Koki’, al igual que por Garbis Ochoa Ruíz, alias ‘El Galvis’, y por Carlos Calderón Martínez, alias ‘El Vampi’.

Desde el miércoles 7 de julio, estos criminales buscan impedir que los policías entren a las barriadas que controlan. Venezuela, afectada por una crisis sin precedentes desde hace ocho años, es uno de los países más violentos del mundo, con bandas organizadas que actúan sobre todo en zonas populares.

Los caraqueños se resguardan en medio de un tiroteo en una gasolinera perpetrado por bandas criminales en Venezuela. Foto: Twitter

¿Quién es Carlos Luis Revete, alias ‘Koki’?

A pesar de tener cargos en contra desde 2013, por crímenes como robo, homicidio y narcotráfico, Revete goza de gran impunidad. El pacto de no agresión al que llegó con las autoridades venezolanas en 2015 demuestra la abdicación casi total del Estado en los barrios marginados controlados por las megabandas.

Revete nació en 1978 y creció en los barrios populares de Caracas. En 2013 fue acusado del asesinato de Greiber Danilo Alonso Lucas en el sector Los Alpes de la Cota 905. Se cree que, en ese entonces, el criminal pertenecía a una banda callejera conocida como “Los Chiches”.

Cota 905 es uno de los sectores más violentos de Caracas. Durante años, esta zona ha sido objeto de violencia y arbitrariedades por parte de la Policía, lo que ha dado origen a una profunda antipatía de los habitantes hacia las fuerzas de seguridad. En ese contexto, las pandillas ganaron poder social como autoridades de facto en la comunidad.

El "Koki" goza de protección por la simpatía y lealtad generalizada entre los habitantes de Cota 905, quienes lo consideran un benefactor. Foto: Twitter

Revete se convirtió en lugarteniente del líder de la banda, Jesús Alberto Ramos Caldero, alías ‘El Chavo’, quien en 2014 se propuso unir a las pandillas de Caracas contra la Policía. De esta iniciativa nació una nueva estructura criminal en Venezuela: las “megabandas”, compuesta por más de 50 delincuentes.

Estos grupos son más organizados y están mejor armados que las pandillas callejeras tradicionales e imitan la estructura jerárquica de las pandillas carcelarias de Venezuela. Cuando Ramos fue asesinado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en 2015, Revete asumió el liderazgo de su nueva megabanda en Cota 905.

“Zonas de Paz”

Cota 905 fue incluida en el programa de “Zonas de Paz” del gobierno de Maduro, mediante el cual las autoridades cedieron el control territorial a las organizaciones criminales, a cambio de que estas redujeran la violencia.

Esta tregua se rompió en julio del mismo año con el inicio de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), propuesta por Maduro, la cual consistió en una fuerte represión que marcó el regreso de la violencia policial y de las violaciones a los derechos humanos que se habían dado en el pasado.

La primera incursión de la OLP en Cota 905 dejó como resultado 15 muertos, 6 de estos tenían antecedentes criminales. Revete no se contaba entre ellos, pues se había refugiado en una prisión pocas horas antes de la redada. Continuó evadiendo su captura durante toda la operación, lo que alimentó la sospecha de que el verdadero objetivo de esta eran los rivales de Revete.

En agosto de 2017, la entonces presidenta (y actual vicepresidenta) de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, visitó Cota 905. Se dice que los habitantes del sector les solicitaron a los funcionarios que restablecieran el programa de “Zonas de Paz” y prohibieran la entrada de la policía al barrio.

Sin embargo, fuentes de InSight Crime revelaron que la delegación también se reunió con Revete durante la visita, y se cree que llegaron a un pacto con el líder criminal. Después de eso, se reactivó el programa de Zonas de Paz en el sector y se retiraron las fuerzas de seguridad.

El viceministro del Interior, José Vicente Rangel Ávalos, se reunió con 280 bandas para inaugurar sus zonas de acción criminal como "territorios de paz" en 2015. Foto: BBC

Cota 905

El abandono estatal de que fue objeto Cota 905 convirtió al sector en un enclave criminal, donde las megabandas se movían con total libertad. Hacia 2016, se estimaba que la banda de Revete tenía entre 70 y 120 miembros, quienes usaban a Cota 905 como base de operaciones para la extorsión, el secuestro y el robo de vehículos.

A finales de diciembre de 2020 y comienzos de enero de 2021 miembros de la banda que lidera Revete tomaron sectores de la barriada La Vega, una zona popular de Caracas, que, aunque queda muy cerca de la Cota 905, no había sido ocupada por el grupo criminal.

La acción de la banda generó que el 6 de enero funcionarios policiales del régimen de Maduro, principalmente de las FAES, incursionaran a la barriada en búsqueda de los aliados de Revete. El operativo se extendió hasta el sábado 9 de enero y dejó, extraoficialmente, 23 personas fallecidas.

Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) hacen guardia durante enfrentamientos con presuntos integrantes de una banda criminal en el barrio La Cota 905 de Caracas. Foto: AFP

Defensores de los derechos humanos denunciaron el suceso como la matanza policial con más número de víctimas que se ha desarrollado en el país.

El ‘Koki’ goza de protección por la simpatía y lealtad generalizada entre los habitantes de Cota 905, quienes lo consideran un benefactor, informa InSight Crime.