LO ÚLTIMO - Antauro Humala sale en libertad
ONPE - Revisa aquí cuál es tu local de votación para las elecciones de octubre
Mundo

“Papá, voy a ir a luchar”: menores víctimas en camión de Texas huían de la pobreza

Detrás de las 53 víctimas del ‘camión de la muerte’ en Texas hay familias destrozadas, como la de los primos Melvin (13) y Wilmer (13), que intentaban migrar a EE. UU. huyendo de la pobreza.

Los primos tenían como destino final Houston donde familiares los esperaban y quienes habían arreglado el pago y contratación de un “coyote”. Foto: composición LR-AFP / Video: Telemundo
Mundo LR

“Mamá, ya estamos saliendo”, ese fue el último mensaje de voz que Wilmer Tulul, un niño guatemalteco de 13 años, mandó a su madre en su idioma natal (Quiché) hasta su aldea en las montañas del occidente de Guatemala antes de subir a un camión en el sur de Texas (EE. UU.).

Horas después del último 27 de junio, las autoridades reportaron el hallazgo de 46 personas muertas en el interior del tráiler en las afueras de San Antonio, lo que incluí a Wilmer y su primo Melvin, ambos de 13 años. Otras 16 personas resultaron heridas.

Sin embargo, el número de muertos aumentó, ya que algunos migrantes rescatados con vida murieron en el hospital. “Hasta ahora son 53 los fallecidos; 25 de México, 7 de Guatemala, dos de Honduras y 19 todavía sin información sobre su nacionalidad”, confirmó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“Papá, voy a ir a luchar”

Para estas familias no hay consuelo, solo dolor por la pérdida de Melvin y Wilmer, dos adolescentes que se fueron en busca de un mejor futuro. Querían ayudar a sus padres y dejar atrás la pobreza y la falta de oportunidades que se vive en su comunidad.

“Se subieron todas las cosas: ‘papá, voy a ir a luchar’; por la pobreza se fueron”, contó entre lágrimas Manuel Tulul, padre de Wilmer.

El pequeño había dejado la escuela al final de la primaria y trabajaba limpiando la milpa con su padre. Según Tulul, su hijo había tomado la decisión de emigrar para apoyar a la familia y ayudar a dar de comer a sus tres hermanos. Uno de sus sueños era tener una casa o su terreno.

Mira el video:

Lazy loaded component

La madre de Melvin dice que su hijo la llamó el lunes pasado al mediodía, le dijo que iba dentro de un trailer rumbo a San Antonio, luego ya no supo nada más de él.

Los niños crecieron en una comunidad de poco más de 1.500 personas en la que el mejor futuro que podían tener era dedicarse a la agricultura. “Quería estudiar en los Estados Unidos, luego trabajar y después hacer mi casa”, dijo Sipac Coj.

Por su parte, la tía de los adolescentes asegura que los dos estaban contentos por haber llegado a tierras estadounidenses “Ellos querían un futuro mejor porque acá en Guatemala no se gana nada”, relató la mujer a Telemundo.

Los primos tenían como destino final Houston, donde familiares los esperaban y quienes habían arreglado el pago y contratación de un “coyote”, refirió la madre a Associated Press.

En medio del dolor, ambas familias aseguraron que no cuentan con los recursos necesarios para repatriar los cuerpos y piden el apoyo de las autoridades para traer y enterrarlos.