Enfermero finge vacunar a antivacunas para que consigan su pase sanitario de COVID-19

Alrededor de 45 personas recibieron los pases como parte de la estafa en Italia, según autoridades locales.

El país incoculó al 86% de su población mayor de 12 años y administró refuerzos de terceras dosis a aproximadamente el 60% de los ciudadanos. Foto: enfermera21
El país incoculó al 86% de su población mayor de 12 años y administró refuerzos de terceras dosis a aproximadamente el 60% de los ciudadanos. Foto: enfermera21
Mundo LR

La Policía de Italia arrestó a un enfermero que fingía administrar dosis contra el coronavirus a pacientes antivacunas para que pudieran obtener un pase sanitario de manera fraudulenta. El profesional tiraba las vacunas en un contenedor e incluso ponía vendajes a las personas para que nadie sospechara de la estafa.

Asimismo, cuatro presuntos cómplices también fueron puestos bajo arresto domiciliario tras ser acusados de encontrar clientes antivacunas que estaban dispuestos a pagar por un pase de salud en lugar de vacunarse.

PUEDES VER: Curas no vacunados contra la COVID-19 no podrán oficiar comuniones en Italia

Según la autoridad, alrededor de 45 personas recibieron los pases como parte de la estafa. A ellos se les ha impedido que salgan de sus ciudades y que se registren diariamente con las autoridades.

La Policía filmó al enfermero en el trabajo en el enorme centro de vacunas de Ancona, aparentemente arrojando el contenido de la aguja en el contenedor de desechos médicos antes de fingir inyectar el brazo de los pacientes y luego colocarles una curita, según la agencia AP.

Los sospechosos están acusados de corrupción, falsificación de información y malversación de fondos, aunque la policía agregó que el esquema de vacunación falso también desperdició un “recurso público fundamental”.

PUEDES VER: Italia revela terrible estadística: no vacunados son internados 25,6 veces más en UCI

Debido al incremento de casos COVID-19, Italia ha tomado medidas cada vez más severas contra los no vacunados, exigiendo prueba de vacunación o una recuperación reciente de la enfermedad para acceder a ciertas actividades de ocio y servicios como el transporte público.

El país inoculó al 86% de su población mayor de 12 años y administró refuerzos de terceras dosis a aproximadamente el 60% de los ciudadanos.