Prensa extranjera sobre cien días de Castillo: Poca claridad, nula gestión y débil liderazgo

Medios internacionales señalan que, hasta ahora, el Gobierno de Castillo ha estado plagado de “turbulencias, silencios, indecisiones, ambigüedades y contramarchas acompañadas por una oposición voraz”.

La Republica
Pedro Castillo mientras sale de la sede del Congreso tras su ceremonia de Investidura en Lima. Foto: EFE
Mundo LR

Este viernes 5 de noviembre, el presidente de Perú, Pedro Castillo, cumple cien días en el poder lidiando con su propia inexperiencia política y con las piedras que siembran tanto sus adversarios de la derecha como sus aliados del ala radical de la frágil coalición de izquierda que lo apoya, recoge la agencia AFP.

Ha sido un periodo plagado de turbulencias, silencios, indecisiones, ambigüedades y contramarchas acompañadas por una oposición voraz que parece no aceptar el resultado electoral y cuyos extremos piden la destitución del mandatario, matiza EFE.

Desde que el 28 de julio jurara como jefe de Estado, el maestro y líder sindical no ha tenido respiro, casi siempre en el ojo de la tormenta ante las tensiones internas de las distintas fuerzas que componen su Gobierno y las externas de la oposición, centrada en demoler a sus ministros más cuestionados.

PUEDES VER: Austria ofrece empleos para peruanos con salarios de hasta $ 4.400: ¿cuáles son las profesiones?

Con sus prolongados silencios, sin apenas contacto con una prensa mayoritariamente hostil, y con evidentes problemas para transmitir sus mensajes, Pedro Castillo también ha alimentado la sensación de que tiene dificultades para tomar decisiones.

Esa sensación, según un análisis de EFE, es la que azuzan los opositores en la derecha y la extrema derecha, quienes cuestionan su triunfo electoral y esgrimen sin empacho la necesidad de una “vacancia” (destitución) con maniobras en el Congreso que apuntan en esa dirección, aunque de momento están lejos de tener los votos necesarios.

Que no se haya mudado del palacio presidencial, apunta The Economist, significa contra todo pronóstico que “el país no está en plena revolución”, sino que hasta ahora solo se vigoriza “su inexperiencia política e indecisión, el extremismo y las luchas internas de sus aliados y su débil mandato”.

“Ganó porque la política se ha fragmentado, porque la pandemia expuso la injusticia y el abandono y porque muchos peruanos no se atrevieron a votar por su oponente, Keiko Fujimori, una conservadora cuyo padre gobernó el país como un autócrata corrupto en la década de 1990″, añade el medio británico.

El diario La Tercera pone énfasis en las controversias, promesas incumplidas y la incertidumbre de estos cien primeros días, donde ha tenido que hacer frente a crisis sociales y la división de su partido. Pedro Castillo “soporta el estallido de varios conflictos sociales donde funcionan minas de capitales internacionales, así como el incremento de la delincuencia”, añade el medio chileno.

Semanas atrás, un ensayo de The New York Times señalaba que, por ahora, en futuro en Perú “se ve más mediocre que radical”. Se trata, según el periódico, de “un costo demasiado alto para uno de los países más golpeados —sanitaria y económicamente— por la pandemia y que arrastra al menos media década de inestabilidad política”.