Una multitud se reunió en funeraria esperando la resurrección anunciada por un pastor

“Mi integridad física tiene que ser preservada por completo, ya que estaré muerto por tres días, y al tercer día, resucitaré”, aseguró el pastor en Brasil. Y así lo cumplió su esposa al impedir que lo enterraran cuando murió.

La multitud siguió la salida de la procesión del pastor en Brasil. Video: Metrópoles
Mundo LR

El pastor evangélico Huber Carlos Rodrigues, de la ciudad de Goiatuba, en la región sur del estado de Goiás (Brasil), firmó en 2008 un documento en el que aseguraba que tras su muerte resucitaría en tres días. Por ello, recién fue enterrado este martes 26 de octubre, a pesar de que su cuerpo estuvo en la funeraria desde el viernes.

De acuerdo al medio local G1, cientos de personas asistieron al entierro y así se plasma en una serie de videos publicados en redes sociales, en los cuales se aprecia a una multitud esperando la procesión y particularmente, su prometida resurrección.

PUEDES VER: “Mi corazón está roto”: las familias afganas que deben vender a sus hijas para no morir de hambre

“Mi integridad física tiene que ser preservada por completo, ya que estaré muerto por tres días, y al tercer día, resucitaré”, aseguró hace tres años el pastor. En base a esto, su esposa impidió que fuese enterrado el viernes por complicaciones cardiorrespiratorias en un hospital de la localidad de Itumbiara.

Lazy loaded component

Rodriguez aseveraba que tenía revelaciones divinas del Espíritu Santo, por lo cual sabía que resucitaría a las 11.30 p. m. del tercer día posterior a su fallecimiento. Su pareja, Ana María de Oliveira, llevaba junto a él más de 20 años y tenía la esperanza de que reviviera.

PUEDES VER: Jueza desaloja al ‘hombre gato’, doble feminicida: no paraba de maullar en plena audiencia

“Mi cuerpo durante los tres días no tendrá mal olor ni se descompondrá, porque Dios mismo habrá preparado mi carne y mi cerebro para pasar por esta experiencia”, añadió en su texto; que fue firmado por dos testigos en ese momento.

La situación se volvió tensa entre la familia del difunto y las autoridades, dado que las leyes locales exigen el enterramiento temprano por razones de salud. Sin embargo, la funeraria declaró que respetaba los deseos de sus familiares.