ONG denuncia a Bolsonaro por “crímenes contra la humanidad” por deforestación de la Amazonía

Desde que Bolsonaro asumió el cargo, los indígenas brasileños han presentado tres denuncias contra él ante la CPI por “ecocidio” o “genocidio”.

La Haya considera desde 2016 que la destrucción del medioambiente, la explotación ilegal de recursos naturales y el acaparamiento de tierras son crímenes contra la humanidad. Foto: AFP / EFE
La Haya considera desde 2016 que la destrucción del medioambiente, la explotación ilegal de recursos naturales y el acaparamiento de tierras son crímenes contra la humanidad. Foto: AFP / EFE
Mundo LR

La ONG austriaca AllRise presentó este martes una denuncia ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro por presuntos “crímenes contra la humanidad”, por la deforestación de la Amazonia y sus consecuencias sobre la vida y la salud en todo el mundo.

“Son los pulmones de nuestro planeta, por lo que su destrucción nos afecta a todos. En la denuncia presentamos pruebas que muestran cómo las acciones de Bolsonaro tienen una conexión directa con las consecuencias negativas del cambio climático en todo el mundo”, explicó el fundador de AllRise, Johannes Wesemann, en una nota de prensa.

PUEDES VER ¡Sin vacuna, no hay tribuna! Negaron el ingreso de Bolsonaro al estadio por no estar inoculado

La denuncia de esta joven ONG contó con la participación de expertos en derecho internacional, así como de una de las autoras del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Este equipo de expertos estima que las emisiones que se pueden vincular con las decisiones del Gobierno de Bolsonaro en materia de deforestación provocarán 180.000 muertes adicionales este siglo, debido al aumento de las temperaturas en el mundo. Además, afirman que su Gobierno buscó “sistemáticamente eliminar, mutilar y vaciar de contenido las leyes, organismos e individuos que protegían la Amazonia”.

Por ello, le consideran responsable de la pérdida de cerca de 4.000 kilómetros cuadrados de selva amazónica al año y aumentos mensuales de la tasa de deforestación de hasta el 88%, desde que asumió su cargo en 2019. Según su informe, la deforestación en esta parte de Brasil ya hace que se libere más CO2 a la atmósfera del que la Amazonia puede absorber.

La denuncia de este martes, según sus impulsores, es la primera que relaciona la deforestación con un impacto para la salud a escala mundial. Pero la CPI, creada en 2002 para juzgar las peores atrocidades que se cometen en el mundo, no tiene la obligación de estudiar las miles de denuncias presentadas ante su fiscal por parte de individuos o grupos. El fiscal puede decidir de forma independiente qué casos someter a los jueces del tribunal y los jueces deciden luego si permiten una investigación formal.