El niño que falleció tras contraer una rara ‘ameba comecerebros’ en una piscina

El menor fue hospitalizado con una meningoencefalitis amebiana primaria y falleció seis días después. La ciudad de EE. UU. donde se identificó este caso ha cerrado el área por precaución.

La Republica
Foto: AFP
Mundo LR

A principios de setiembre, un niño murió en el norte de Texas (Estados Unidos) tras contraer una rara ‘ameba comecerebros’ en la fuente de agua recreativa de un parque de diversiones, de acuerdo a un informe publicado el lunes 27 de setiembre por CNN, que cita información alcanzada por la Oficina de Salud Pública del Condado Tarrant y la ciudad de Arlington.

Según la cadena de noticias, el menor fue hospitalizado el 5 de este mes con meningoencefalitis amebiana primaria, una infección rara y a menudo fatal causada por una ameba llamada Naegleria fowleri. El pequeño falleció seis días después, sin que se dieran a conocer más detalles sobre su identidad.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) señalan que esta ‘ameba comecerebros’ se encuentra comúnmente en el suelo y en agua dulce de temperatura cálida como lagos, ríos y fuentes termales. Asimismo, se puede encontrar en piscinas sin cloro o que se hallan en mal estado de mantenimiento.

PUEDES VER: Exsacerdote que abandonó a su sobrino de 6 años en el desierto será juzgado en Costa Rica

Según la institución, cuando el agua que contiene la ameba ingresa al cuerpo a través de la nariz, a continuación viaja hasta el cerebro, donde destruye el tejido cerebral. La ciudad donde se identificó este caso ha cerrado inmediatamente esa área por precaución, junto con otros tres espacios similares, por el resto del año.

“Me rompe el corazón. Soy padre de cuatro, abuelo de cinco niños de 2 a 7 años. No puedo imaginar tener que enterrar a un hijo o un nieto así”, dijo el alcalde de Arlington, Jim Ross, a KTVT, afiliada de CNN.

La administración local ha llevado a cabo una investigación sobre el mantenimiento, el equipamiento y los procedimientos de prueba del agua de la fuente. Los funcionarios de la ciudad determinaron que los datos de las pruebas de calidad del agua necesitaban mejorarse y que en ocasiones los empleados no realizaban las pruebas antes de abrir el espacio cada día, señala CNN.

Los CDC detallan que las infecciones por esta ‘ameba comecerebros’ son raras. De 2010 a 2019 se informaron 34 infecciones en Estados Unidos. De esos casos, 30 personas se infectaron por agua en espacios recreativos; tres más, después de realizar irrigación nasal con agua del grifo contaminada; y otra, con agua del grifo contaminada utilizada en un juego.