“Sumo peligro”: peleas y desmayos en Noruega, país que abrió bares y pubs

Este fin de semana, Noruega puso fin a casi todas las restricciones por COVID-19 después de 561 días. Fue un día en que reinaron el caos y los disturbios.

La Republica
Según la prensa local, la Policía recibió denuncias de que un hombre se montó en un autobús con un machete en Oslo. Foto: captura de Twitter
Mundo LR

El sábado 25 de setiembre, Noruega levantó casi todas las restricciones impuestas en marzo de 2020 para luchar contra la COVID-19, debido al avance de la vacunación.

El país escandinavo inició antes del verano el levantamiento gradual de las restricciones sanitarias a medida que la situación mejoraba, pero retrasó en varias ocasiones una normalización total.

A partir de ahora, el número de personas que participan en eventos públicos y privados ya no estará limitado, la regla del metro de distancia se levantará, al igual que las pocas restricciones todavía en vigor en los bares y restaurantes.

PUEDES VER: Noruega pone fin a casi todas las restricciones por COVID-19 después de 561 días

También será posible el apretón de manos. Tampoco habrá más restricciones de entrada en el territorio noruego para los residentes del Espacio Económico Europeo (EEE), el Espacio Schengen, el Reino Unido y Suiza.

El mismo día en que se levantaron estas medidas, Noruega vivió una noche caótica con sangre, peleas y hasta desmayos mientras esperaban para ingresar a los pubs. Según la agencia AP, estallaron disturbios en varias localidades, como en Bergen en el sur y Trondheim en el centro, aunque lo peor fue en Oslo.

Según la prensa local, la Policía recibió denuncias de que un hombre se montó en un autobús con un machete en Oslo, y de que ciertas personas se desmayaron cuando hacían fila para entrar a clubes en Trondheim.

“Tuvimos mucho más trabajo el sábado de lo que tuvimos durante el verano. Había mucha gente en las calles en la tarde y continuó en la noche”, afirmó el vocero policial de Oslo, Rune Hekkelstrand, a la emisora noruega NRK.

“Era una situación de sumo peligro que amenazaba la vida en la ciudad porque ellos (el Gobierno) no nos avisaron con al menos unos días de anticipación. Esta fue una situación peligrosa, ya que la Policía dijo que todos los lugares estaban llenos”, añadió, citado por News.

Noruega es el segundo país de la región nórdica en levantar las restricciones impuestas por el COVID-19; Dinamarca lo hizo el 10 de septiembre.