Buscan a un niño con discapacidad luego de que su madre confesara que lo asesinó en España

La Policía se muestra muy cauta sobre el relato de la mujer de 38 años, pues padece de trastorno bipolar y llevaba un tiempo sin tomar su medicación.

Macarena Díaz, que padece trastorno bipolar, huyó desde Morón (Sevilla) con el menor. Foto: ABC
Macarena Díaz, que padece trastorno bipolar, huyó desde Morón (Sevilla) con el menor. Foto: ABC
Mundo LR

Un suceso lleno de incógnitas ha ocurrido recientemente en Madrid, España. La Policía investiga un supuesto parricidio después de que una mujer asegurara haber matado a su hijo de 15 años, que además tiene una discapacidad, y haber arrojado su cuerpo a un contenedor.

Un matrimonio de Morón de la Frontera, en Sevilla, se separa y la madre se queda con la custodia de los dos hijos: una joven de 18 y un adolescente de 15 años, que padece una discapacidad física. Al parecer, según el relato de fuentes policiales, ese podría ser el desencadenante de la tragedia.

El domingo 12 de septiembre por la tarde, la mujer identificada como Macarena Díaz Ortega se llevó al menor con ella a un hotel de Talavera de la Reina (Toledo) a 700 kilómetros de su domicilio. Ambos fueron vistos allí por última vez y desde este lugar habrían proseguido su viaje dirección Segovia.

Fue en este último lugar donde los empleados de una gasolinera se la encontraron y llamaron al 112 asegurando que había una mujer muy agitada, deambulando por las instalaciones. Al llegar una ambulancia esta confesó a los sanitarios que había matado a su hijo y después se había deshecho de su cadáver en un contenedor de Madrid.

Las autoridades españolas buscan incansablemente al menor desaparecido. Foto: captura / Twitter

La Policía se muestra muy cauta sobre el relato de la mujer de 38 años, pues padece de trastorno bipolar y llevaba un tiempo sin tomar su medicación. Además, en su entorno afirman que “es una madre muy volcada en el cuidado de su hijo”.

La auxiliar de enfermería fue interceptada en la provincia de Segovia y se encuentra ingresada en la Unidad de Psiquiatría de un hospital del municipio. Los agentes no pierden la esperanza de encontrar al adolescente con vida.

“Es una trampa de mi padre”

La hija mayor hizo un llamamiento a la ciudadanía para que no cese la búsqueda de su hermano, pues se aferra a que todo es un ardid de Macarena. “Es una trampa de mi madre”, sostiene. La asociación SOS Desaparecido está colaborando con la familia y los investigadores.

En el entorno confían en que la mujer haya dejado a David en algún lugar o al cuidado de alguien, pero ya son tres días que han transcurrido desde la huida y el tiempo apremia, sobre todo, teniendo en cuenta de que se trata de un adolescente dependiente.

Con información de Sputnik