Dinamarca retira la mascarilla obligatoria en el transporte público

La utilización de cubrebocas dejará de ser necesaria, a partir de este sábado, en autobuses, trenes y metro.

Transporte de Dinamarca, último lugar donde se usan máscaras protectoras en ese país. Foto: Reuters
Transporte de Dinamarca, último lugar donde se usan máscaras protectoras en ese país. Foto: Reuters
Mundo LR

Camino a la normalidad. El Ministerio de Transporte de Dinamarca anunció que a partir del sábado 14 de agosto se levantará la obligación de llevar las mascarillas en el transporte público. Este espacio era el único lugar donde aún se requería su utilización, pues desde hace dos meses ya no eran obligatorias, como norma general, en otros interiores.

Los pasajeros podrán circular sin los barbijos dentro y fuera de autobuses, trenes, metros y transbordadores, tal como indica la medida anunciada en un comunicado de prensa.

Originalmente, esta disposición iba a ser aplicada a partir del 1 de setiembre, sin embargo, con la supresión del distanciamiento social de un metro en ambientes públicos y cerrados —derogada esta semana por la Junta Nacional de Salud de este país— los planes se adelantaron.

“Ahora estamos en un lugar completamente diferente, donde se ha vacunado a gran parte de la población, y estamos volviendo a una vida cotidiana más normal. También significa que podemos despedirnos de las vendas en los autobuses, trenes y metro”, menciona el ministro de Transporte Benny Engelbrecht.

El requisito de usar mascarillas en aeropuertos y aviones continuará debido a que la aviación sigue pautas internacionales comunes.

El control de la pandemia en Dinamarca

El gobierno danés fue uno de los primeros en reaccionar a la pandemia con el cierre aventajado de sus fronteras. Su estrategia incluyó la entrega de pruebas gratuitas, rastreos y secuenciación. Además, la población adoptó rápidamente comportamientos de distanciamiento social, incluso antes que las autoridades lo exijan.

Dinamarca es uno de los países menos afectados por la COVID-19 en Europa. Se reportan 2.556 fallecidos y una tasa de mortalidad de 43,93 por cada 100.000 habitantes. Datos oficiales indican que, a la fecha, el 73,% de la población danesa ha iniciado el proceso de vacunación, mientras que el 62,4% ya lo ha completado.