Naftali Bennett le pone fin a la era de Benjamin Netanyahu

Cambio. Naftali Bennett, líder de ultraderecha, asume como el nuevo primer ministro de Israel y le pone fin a los 12 años de gobierno ininterrumpido de Benjamin Netanyahu. Biden saluda al nuevo mandatario y espera poder trabajar con él.

Bennett gobernará durante dos años y luego cederá la posta al exministro de Justicia Yair Lapid. Foto: EFE
Bennett gobernará durante dos años y luego cederá la posta al exministro de Justicia Yair Lapid. Foto: EFE
José Alván

La asunción del ultraderechista y millonario tecnológico Naftali Bennett como el flamante primer ministro de Israel abrió un nuevo ciclo para el país desde este último domingo. Sin embargo, también marcó el final de un gobierno ininterrumpido de 12 años de Benjamin Netanyahu, el político con el mandato más largo en la historia de la nación.

El último domingo, luego de una muy ajustada votación en el Parlamento israelí (60 a favor y 59 en contra), la coalición conformada por ocho partidos (dos de izquierda, dos de centro, tres de derecha e incluso por primera vez una formación árabe) logró relegar a Netanyahu y su importante agrupación política, Likud, a las filas de la oposición, desde donde planearán el camino para su retorno, según lo anticipó el mismo saliente primer ministro.

“Si nuestro destino es estar en la oposición, lo haremos con la frente en alto, haremos caer a este mal gobierno y volveremos a dirigir al país a nuestra manera (...) ¡Volveremos pronto!”, aseguró.

En tanto, Bennett gobernará durante dos años y luego cederá la posta al centrista Yair Lapid, exministro de Justicia y el artífice de la alianza de partidos.

Por el momento, Lapid se mantiene como ministro de Relaciones Exteriores hasta que llegue el momento en que tenga que reemplazar a Bennett.

Para lograr la alianza, Yair Lapid planteó varias ideas desde evitar movimientos radicales en temas internacionales álgidos como la política hacia los palestinos, hasta mantener buenas relaciones con EE. UU., según sostiene la prensa local.

Así se acaba un ciclo de dos años de parálisis política en el que Israel ha celebrado hasta cuatro elecciones parlamentarias, luego de que el entonces primer ministro Benjamin Netanyahu no lograra las mayorías necesarias para gobernar.

Discurso de asunción

“Es el momento de pasar el liderazgo de la nación y el Estado a la próxima generación”, dijo Bennett durante su discurso al momento de asumir como el nuevo primer ministro de Israel.

“Israel no permitirá que Irán se arme con armas nucleares”, recalcó Bennett, dando a entender que mantendrá la política de confrontación de Netanyahu. A lo que agregó: “Israel no será parte del acuerdo y continuará preservando la plena libertad de acción”.

Mientras el nuevo primer ministro daba sus palabras de inicio a un nuevo gobierno, en las principales calles de la capital del país la gente celebraba la salida del ex primer ministro, en un episodio al que llamaron la caída del “rey Bibi”. Se escuchaba en coro “Bibi ciao”.

Naftali Bennett

Entró en la escena política hace ocho años y se convirtió rápidamente en una figura ineludible del “campo nacionalista”, el término que designa en Israel el espectro que va del centro derecha a la extrema derecha.

“Estoy en una posición cómoda, siempre un poco a la derecha de Bibi (Netanyahu). Cuando hablo de las cuestiones diplomáticas o de seguridad, va a terminar pasando al siguiente nivel para atraparme”, dijo cuando todavía era su ministro.

El exempresario, de 49 años, se impuso como la pieza clave de las coaliciones formadas por Netanyahu. Y pese a su resultado mediocre en las legislativas de marzo, dio el golpe de gracia a su exmentor.

Reacciones

Joe Biden, presidente de EE. UU.

“Espero trabajar con Bennett para fortalecer todos los aspectos de la estrecha y duradera relación entre nuestras dos naciones. Israel no tiene mejor amigo que Estados Unidos”.

Ofir Robinsky, manifestante

“Lo único que quería Benjamin Netanyahu era dividirnos, una parte de la sociedad contra la otra, pero mañana estaremos unidos, derecha, izquierda, judíos y árabes”.