“Queremos trabajo y comer, somos pobres víctimas”, claman migrantes en España

El líder de la ultraderecha española calificó de “auténtica invasión” el arribo de miles de migrantes a Ceuta. “No somos peligrosos ni criminales, solo queremos trabajar para comer y tener otra vida”, respondió uno.

Gran cantidad de migrantes, muchos jóvenes, intentan cruzar a España incluso a bordo de barcas. Foto: EFE
Gran cantidad de migrantes, muchos jóvenes, intentan cruzar a España incluso a bordo de barcas. Foto: EFE
Agencia EFE

Por: Manuel Rus

Muchos inmigrantes irregulares que llegaron a la ciudad española de Ceuta, en el norte de África, hace dos días siguen deambulando por sus calles. Son varones marroquíes, muy jóvenes, que se acercan a los periodistas para decir que lo que está ocurriendo es un problema de pobreza y de falta de trabajo para comer.

Duermen en parques o donde pueden y como máximo llevan una bolsa de plástico en la mano con comida que aseveran les han regalado: “¡Viva España, no Mohamed!”, dicen sobre su deseo de trabajar en España y en rechazo al rey de Marruecos, Mohamed VI, del que aseguran que es “millonario”, mientras que miles de ciudadanos son pobres.

Para hablar con ellos basta con ir a cualquier punto de Ceuta, incluso en la céntrica y arbolada plaza de África, donde está la sede del ayuntamiento, el Parador de Turismo o la catedral de la Asunción y por donde los policías que pasan en sus vehículos junto a ellos y se limitan a observar la conversación con la prensa.

Ninguno de los consultados por Efe relacionan lo ocurrido en la frontera con el hecho de que el jefe del Frente Polisario, Brahim Gali, está siendo atendido en un hospital español.

“Yo no quiero política”, explica Meadi Zouaki, marroquí de 24 años, que mezcla en su aturullado y enfático testimonio de indignación el español, el árabe y el inglés.

“Mis amigos y yo no somos peligrosos ni criminales, solo queremos trabajar para comer y tener otra vida”, insiste antes de agradecer a los ceutíes la amabilidad por proporcionarles comida y una manta para dormir al aire libre.

Durante la charla con este inmigrante, a la que se suman espontáneamente otros jóvenes, pasa junto a ellos el líder del partido de ultraderecha español (Vox), Santiago Abascal, que saluda cordialmente a los periodistas españoles antes de ofrecer una rueda de prensa en la frontera del Tarajal, por donde entraron en poco más de 24 horas unos 8.000 inmigrantes indocumentados.

La ultraderecha española considera que lo sucedido estos días no es “ninguna crisis migratoria” sino una “auténtica invasión” que ha sido “orquestada y dirigida” por Marruecos, según dijo Abascal en Ceuta.

Youssef Essadiki, de 23 años y residente en la ciudad cercana de M’diq, Rincón en español, es el que ofrece una definición de quiénes son los que cruzaron la frontera ante la pasividad de las autoridades marroquíes: “Somos pobres víctimas”, afirman haciendo alusión a la escacés que sufren en su país.

Este inmigrante se fue hasta la frontera porque leyó en las noticias que dejaban pasar “a los magrebíes y los africanos”, y afirma que ya lo había hecho antes con pasaporte, pero que tras el cierre del paso fronterizo por la COVID-19 se había convertido en un “pobre” debido a la crisis económica.

“Necesitamos entrar porque es una oportunidad”, subraya antes de expresar su anhelo por encontrar un trabajo en Algeciras y poder ser “más positivo”.