Vacuna argentina contra la COVID-19 tendrá nombre de la primera médica del país

Mundo LR

El equipo que viene elaborando la primera vacuna contra la COVID-19 en producirse en América Latina está compuesto por 11 personas de la comunidad científica. Foto: difusión
El equipo que viene elaborando la primera vacuna contra la COVID-19 en producirse en América Latina está compuesto por 11 personas de la comunidad científica. Foto: difusión

ARVAC Cecilia Grierson es el nombre de la vacuna en desarrollo, la cual es la primera iniciativa de este tipo en América Latina.

Cecilia Grierson es el nombre de la mujer que hizo historia al convertirse en la primera médica de Argentina. Ahora, la vacuna de dicho país contra la COVID-19 que se encuentra en etapa de desarrollo preclínico llevará el nombre de esta pionera.

Juliana Cassataro, la líder del equipo de la primera iniciativa de este tipo en América Latina, terminó en diciembre del 2020 con los ensayos de laboratorio. Desde entonces, lleva adelante negociaciones con una empresa nacional para empezar con las fases posteriores que requieren mayor financiamiento, informó el diario Página 12.

La fórmula ARVAC Cecilia Grierson se basa en proteínas recombinantes, una tecnología similar a la usada en la vacuna del Hepatitis B o el VPH. Buscan producir las dosis localmente, porque dará ventajas a futuro en lo que se refiere a logística, costo y acceso.

Cassataro, que es especialista en inmunología, enfermedades infecciosas y desarrollo de vacunas, ganó un subsidio de 100.000 dólares otorgado por la Unidad COVID-19, compuesta por el Ministerio de Ciencia, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Este equipo está conformado por Karina Pasquevich, Lorena Coria, Diego Álvarez, Eliana Castro, Claudia Filomatori y Lucía Chemes; y los becarios Celeste Pueblas, Laura Darriba, Laura Bruno y Eugenia Bardossay.

La comunidad científica argentina decodificó el gen del virus para identificarlo en el territorio, desarrolló tres kits para su detección, ha incrementado la capacidad de fabricación de respiradores automáticos y, ahora, ha iniciado la investigación para desarrollar una vacuna contra la COVID-19.

“Nuestro proyecto está enfocado en probar en más o menos nueve a 12 meses lo que sería la etapa preclínica, y si tenemos buenos resultados ahí tendremos que conseguir mucho más financiamiento para comenzar la etapa clínica”, precisó la científica a Infobae. Añadió que en el mundo hay más de cien grupos como el de ella que vienen experimentando en busca de resultados exitosos.