Brasil, el país con más muertos por COVID-19 en la última semana

La nación amazónica registró casi 20.000 fallecidos en los últimos siete días, por encima de India y Estados Unidos.

En total, 383.502 personas perdieron la vida a causa de la COVID-19 en Brasil. Foto: AFP
En total, 383.502 personas perdieron la vida a causa de la COVID-19 en Brasil. Foto: AFP
Mundo LR

Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia, reportó este jueves 2.027 fallecidos y 45.178 contagios por coronavirus en las últimas 24 horas, según informó el Gobierno de Jair Bolsonaro.

El país latinoamericano sumó 19.578 decesos por COVID-19 en la última semana, con lo que supera a India (11.534) y Estados Unidos (4.986), de acuerdo con el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Brasil es el segundo país con más muertes totales asociadas al coronavirus, solo adelantado por Estados Unidos. En cuanto al total de casos positivos, ocupa el tercer lugar en el mundo después de EE. UU. y la India.

Desde el inicio de la pandemia global, en marzo de 2020, el país latinoamericano acumula 14 167 973 infectados y 383.502 fallecimientos por COVID-19, según el boletín del Ministerio de Salud.

Críticas contra Bolsonaro

Un estudio publicado este jueves 22 de abril por la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y el centro de estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil concluyó que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, usó las facultades de su cargo para dificultar el combate a la pandemia.

Bolsonaro interfirió en el Ministerio de Salud como nunca antes se vio en el periodo democrático. Intervino en protocolos de tratamiento y hasta en el modo de divulgación de los datos de la pandemia”, señaló la profesora de la FGV Elize Massard, según recoge el diario local Estadao.

“Si el presidente hubiera escogido otros caminos, Brasil podría haber presentado un desempeño mucho mejor. Podríamos haber sido un ejemplo”, añadió la investigadora.

En noviembre de 2020, Bolsonaro aseguró que no se inocularía la vacuna anti-COVID, ya que “es un derecho” suyo. Antes, en octubre, el mandatario minimizó la pandemia cuando su país ya superaba las 150.000 muertes: “Si lo agarra un día (la COVID-19), no se preocupe. Tengo 65 años, ya lo tuve y no sentí nada. Ni una gripecita. Cero, cero. Nada”, declaró en público el político de ultraderecha.