AHORA - Vacunación de mayores de 40 años: sigue las incidencias de la jornada de hoy
EN VIVO - Universitario vs. Alianza Lima: sigue el minuto a minuto del clásico femenino

Bolivianos denuncian torturas tras salida de Evo Morales en 2019

Agencia AFP

Víctimas exigen justicia por violaciones de DD. HH. Foto: AFP
Víctimas exigen justicia por violaciones de DD. HH. Foto: AFP

Familiares exigen justicia por las víctimas que fueron sometidas por fuerzas del orden del país.

Publicidad

Bolivia vivía en el desgobierno el 11 de noviembre de 2019, el día después de la renuncia de Evo Morales, un escenario que las fuerzas del orden aprovecharon, según varios ciudadanos, para cometer abusos. Un año y medio después, las víctimas de aquel nefasto lunes buscan justicia.

Morales volaba rumbo a México un día después de su renuncia. La vicepresidenta segunda del Senado, Jeanine Áñez, se proclamaba presidenta interina del país el 13 de noviembre en un Congreso semivacío, un movimiento avalado por la Constitución.

En esas confusas horas de una Bolivia acéfala y que acumulaba casi tres semanas de protestas, a veces violentas, Agamenón Espejo dice que fue detenido, golpeado y amenazado por agentes en El Alto, ciudad vecina de La Paz.

El comerciante de 45 años asegura fue detenido a media tarde cuando caminaba con un amigo para verificar el estado de su puesto de venta. Además, fue atrapado por vecinos que vigilaban las calles asustados ante rumores sobre la llegada de saqueadores.

Lo entregaron a la Policía de esta ciudad en la que en 2003 se gestó la revuelta que acabó por derrocar al entonces mandatario conservador Gonzalo Sánchez de Lozada, que se saldó con más de 60 muertos.

“Nos agarraron (los policías) directamente a golpes, con palazos, nos patearon. Nos metieron en un cuarto y nos echaron gas lacrimógeno, nos dieron con toletes, con la cacha de las armas, nos intimidaron diciendo que nos iban a matar y a botar nuestros cuerpos”, explica Agamenón a la AFP.

Dice que los vecinos lo confundieron con quienes, horas después, incendiaron la misma comisaría a la que fue llevado.

Así comenzó el calvario de Agamenón, semejante al narrado por otros detenidos en circunstancias parecidas esos días.

Fue llevado al Comando General de la Policía en La Paz, donde los agentes lo mostraron ante la prensa, junto a otras 20 personas, con granadas y dinamita que presuntamente llevaban encima.

De allí les trasladaron al cuartel de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, donde Espejo asegura que les aplicaron descargas eléctricas.