EE. UU.: mujer trans encerrada en cárcel de varones denuncia violación

Mundo LR

La Republica
La mujer fue enviada a una prisión de varones pese a que ya hizo su transición de género. Foto: referencial / difusión

La interna solicita que la justicia respete su identidad y acepte su traslado a un penal de mujeres para proteger su integridad.

Una mujer trans que se encuentra detenida en una prisión para varones en Estados Unidos ha denunciado haber sido ultrajada en varias ocasiones y maltratada físicamente. Por esta razón, ha solicitado a un juez federal su traslado hacia un centro para féminas, a fin de proteger su integridad.

La mujer de 44 años, Ashley Diamond, fue detenida por primera vez en 2012 por un delito de robo. Pese a que ya había declarado una mujer trans, fue enviada a una prisión para hombres. En 2015, salió en libertad condicional y en 2019 regresó por una “violación de libertad condicional técnica”, según Southern Poverty Law Center, una organización de derechos humanos. Nuevamente, Diamond fue regresada a una cárcel para hombres.

Durante el primer periodo que permaneció en prisión, reporta la cadena Fox, Diamond denunció malos tratos, golpes y abusos, tanto de internos como del personal que custodiaba las celdas. Fue por esta razón que se logró la libertad condicional en 2015.

Sin embargo, ahora que ha sido enviada nuevamente a la misma prisión, los abogados de Diamond afirman que se están tomando represalias en su contra.

“No hace falta decir que una prisión para hombres no es un lugar para una mujer”, dijo Beth Littrell, abogada principal de Southern Poverty Law Center, en un comunicado.

“Sin embargo, Georgia insiste en mantener a Ashley alojada en cárceles de hombres donde, como lo estaría cualquier mujer, está expuesta a la victimización sexual repetida y al acoso sexual diario. No solo es inconstitucional, es inconcebible“, agregó.

Diamond, por su parte, dijo que continuará defendiéndose y solicitando justicia.

“Me han despojado de mi identidad. Nunca me siento segura. Nunca. Experimento acoso sexual a diario, y el miedo a la agresión sexual es siempre un pensamiento inminente. Estoy presentando esta demanda para lograr un cambio en nombre de una comunidad que merece la dignidad inherente de simplemente existir“, señaló.

“Me niego a creer que simplemente no hay recompensa por los riesgos que he asumido para obtener justicia. Nadie merece pasar por lo que yo pasé; continuaré defendiéndome a mí misma y a mi comunidad hasta que todos podamos estar seguros y libres”, puntualizó.