EN VIVO - Alianza Lima vs. Sport Boys: sigue el minuto a minuto del partido por la Liga 1 Betsson

Julio Borges: “Maduro tiene que ser rechazado por la izquierda de la región”

María José  Vargas

“Si el Grupo de Lima tiene que cumplir un papel es precisamente que Perú lidere con fuerza, sea cual sea el Gobierno que esté de turno”, dijo Julio Borges a La República. Foto: AFP
“Si el Grupo de Lima tiene que cumplir un papel es precisamente que Perú lidere con fuerza, sea cual sea el Gobierno que esté de turno”, dijo Julio Borges a La República. Foto: AFP

El Comisionado para las Relaciones Exteriores del líder opositor Juan Guaidó lamenta que el tema venezolano se utilice para atacar iniciativas como el Grupo de Lima o que sea usado para dividir las visiones políticas internas de los países de la región.

El ciudadano venezolano está preocupado y teme que su país y todo lo que se ha generado producto de una crisis humanitaria sin precedentes sea usado en campañas electorales dentro de los diferentes países del continente, plantea Julio Borges, Comisionado para las Relaciones Exteriores del líder opositor Juan Guaidó.

En conversación con La República, Borges recuerda que los grandes perjudicados son los venezolanos y venezolanas que residen en los países de la región, como Perú, que ha recibido a más de un millón de migrantes y refugiados, según Acnur.

“Es importante que nosotros seamos muy claros y muy asertivos al rechazar que el tema venezolano sea utilizado inescrupulosamente como tema bandera en casos de xenofobia”, destaca el opositor al régimen de Nicolás Maduro desde Bogotá.

Lazy loaded component

Políticos de izquierda que aspiran llegar a la presidencia en 2021 en países del cono sur han criticado la labor del Grupo de Lima, una instancia multilateral que fue creada en 2017 y que busca una salida pacífica de la crisis en Venezuela.

Verónika Mendoza, aspirante a la presidencia del Perú por el partido Juntos por el Perú, considera que “las acciones tomadas por el Grupo del Lima han sido pocas” y ante eso propuso que desde el Estado se propicie una articulación entre esa misma agrupación y el Grupo de Contacto donde está Noruega y México, para intentar una nueva estrategia que “permita resolver la crisis política en Venezuela”.

Borges también lamenta que “hablar en nombre de Venezuela” sea motivo para atacar ese tipo de instancias. “Si el Grupo de Lima tiene que cumplir un papel es precisamente que Perú lidere con fuerza, sea cual sea el Gobierno que esté de turno”, destaca al recordar que la organización fue creada en la capital de nuestro país.

“Nosotros lo que queremos es que el tema venezolano una a Perú, que una a Colombia, que una a Panamá, que una a Brasil (...) porque el enemigo de todos estos países se llama Nicolás Maduro, porque es enemigo de la democracia, del intercambio económico libre, de los derechos humanos y de la libertad de prensa en la región”, describe.

Para Borges, es importante ser responsable cuando se habla de un tema tan sensible como la crisis en Venezuela que ha provocado el mayor desplazamiento humano del continente y que trasciende cualquier visión política.

“Tenemos que lograr que el tema venezolano sea una prioridad política sin aprovechamiento ideológico. Lo que busca Maduro es ser protegido por los Gobiernos de Izquierda y eso tiene que ser rechazado por la propia izquierda de la región”, enfatizó.

Lanzamiento del programa Hermanos para ayudar a migrantes venezolanos

Julio Borges ofreció detalles sobre el lanzamiento de la plataforma Hermanos que tiene el propósito de ayudar a los ciudadanos venezolanos en el mundo en su proceso migratorio.

“Hermanos busca crear campañas en los países de América Latina para que se pueda igualar la protección a los migrantes venezolanos como ha ocurrido con los estatutos de Protección Temporal que otorga Colombia y el TPS de EE. UU.”, detalló.

El representante de la oposición venezolana señaló que es tiempo de que la migración venezolana sea vista como un gran aporte para los países receptores. “En el caso de Perú, nosotros queremos promover lo positivo de los venezolanos y que no se aproveche el tema de la xenofobia de manera inescrupulosa”, advirtió.

Plataforma Hermanos nació con el propósito de ayudar a la migración venezolana en el mundo. Foto: captura video

“Nosotros queremos hacer una contra campaña que muestre a gente joven valiosa, trabajadora, saliendo adelante, con ganas de luchar por su familia y su país”, describió Borges, quien informó que en el mundo hay casi 600 organizaciones no gubernamentales manejadas por venezolanos que ayudan a sus compatriotas.

Dijo, además, que han puesto a disposición un chat vía Wahatsapp (+57 305 3 866210) para nueve países con toda la información consular que necesitan los migrantes. “Queremos seguir alimentando eso para que la gente cargue la embajada en su bolsillo y podamos lograr que esto sea un manual de vida para los venezolanos”.

Ante el estigma y los señalamientos desproporcionados que reciben sus connacionales, Borges asegura que el venezolano debe estar fuerte y lograr una mejor organización que perdure en el tiempo. “A veces nos pasa que nos activamos dentro y fuera del país solo cuando estamos en un episodio cercano a la salida de la dictadura, por eso hay que lograr una organización permanente y tener presente la necesidad de sacar a Maduro del poder”, insistió.

Venezuela y su relación con la política

Con relación a los ciudadanos venezolanos que aún se encuentran en el país, les recordó que la meta más grande que tiene una dictadura es destruir la política y que eso ha ocurrido en el país caribeño bajo la administración madurista.

“El venezolano siente que la política no importa, pero es que la política en el país dejó de existir”, señaló Borges ante esa sensación de que las personas hayan perdido el interés en el tema tras la destrucción del concepto de voto, los movimientos políticos, la libertad de expresión y la sociedad civil.

El deseo de tener unas mejores condiciones para Venezuela continúa vigente, cuenta Borges. Además, aseguró que viene una mayor alineación internacional entre Estados Unidos, Europa y América Latina para presionar al régimen de Maduro.