California: proyecto de ley pide a tiendas no separar juguetes por género

La medida busca que los niños y niñas puedan expresarse sin prejuicios. Se aplicaría desde el 2023 a los grandes almacenes con más de 500 empleados.

Low contó que la idea del proyecto de ley surge a partir de una experiencia desagradable de la hija de uno de sus empleados. Foto: EFE
Low contó que la idea del proyecto de ley surge a partir de una experiencia desagradable de la hija de uno de sus empleados. Foto: EFE
Mundo LR

La Asamblea de California tiene previsto evaluar un nuevo proyecto de ley, el cual plantea que las secciones para niños y niñas de los grandes almacenes pasen a ser “neutrales en cuanto al género”.

“Las tiendas podrían vender los mismos productos que ahora, siempre que mantengan algunas áreas donde los compradores puedan encontrar todos los juguetes o la ropa, independientemente del marketing basado en el género”, explicó el asambleísta Evan Low a Político.

La medida se aplicaría desde el 2023 a los grandes almacenes con más de 500 empleados. Low contó al medio que la idea del proyecto de ley vino de unos de sus empleados. Cuando le contó que su hija quería un juguete de la sección ‘niños’, pero se sintió relegada porque el juguete no fue designado para ella.

Es un problema que los niños no puedan expresarse sin prejuicios”, dijo Lowe al medio.

El funcionario impulsa esta iniciativa por segunda vez. Sin embargo, en su primer intento, el año pasado, recalcó que la importancia del proyecto no solo radica en analizar las normas sociales que percibimos como habituales; sino también, para que el prejuicio no tenga un lugar importante en la vida de niños y niñas.

El texto del proyecto de ley detalla las consecuencias negativas al no adoptar una posición neutral en cuanto al género: “Mantener separados artículos similares que tradicionalmente se comercializan para niñas o para niños dificulta al consumidor comprar los productos. Además, implica incorrectamente que su uso por un género es inapropiado”.

Sin embargo, medios como Reason Magazine han señalado que la norma tendría consecuencias financieras, porque las tiendas tendrían que gastar en actualizar sus exhibidores y cumplir con las nuevas reglas.