EN VIVO - Latin American Music Awards 2021: sigue minuto a minuto el evento que premia lo mejor de la música latina

Rescatan a 28 ballenas varadas en Nueva Zelanda

Mundo LR

larepublica_pe

Las ballenas liberadas formaban parte de un grupo de unos 50 mamíferos descubiertos el lunes 22 de febrero. Foto: AFP
Las ballenas liberadas formaban parte de un grupo de unos 50 mamíferos descubiertos el lunes 22 de febrero. Foto: AFP

No es la primera vez que se registra varamientos en el país. Desde condiciones meteorológicas hasta las perturbaciones generadas por radares de alta frecuencia son algunos de los posibles factores.

Rescatistas consiguieron liberar a 28 ballenas pilotos atrapadas en un cordón del litoral del norte de la isla sur de Nueva Zelanda, aunque los mamíferos permanecían cerca de la costa y podrían volver a quedar varadas.

El Ministerio de Conservación (DOC) dijo el martes 23 de febrero que las ballenas liberadas formaban parte de un grupo de unos 50 mamíferos descubiertos un día antes en Farewell Spit, una lengua arenosa 90 km al norte de la ciudad de Nelson.

Unas 40 fueron empujadas al mar el lunes por la mañana, pero volvieron a la costa la mañana siguiente, con unos 60 voluntarios intentando mover a las 28 supervivientes de nuevo al agua.

“La ballenas han estado cerca de la costa y no se sabe si se irán mar adentro o volverán a quedar varadas”, afirmó una vocera del DOC.

“Personal del DOC y voluntarios permanecen en el lugar listos para responder en caso de que las ballenas comiencen a dirigirse a la costa y queden varadas de nuevo”, agregó.

Lazy loaded component

Preocupación

Al menos 15 ballenas del grupo original varado han muerto, informaron las autoridades del país.

Farewell Spit es una lengua de arena de 26 km de longitud que se avanza en la Golden Bay. En ella se han registrado una decena de varamientos de grupos de globicéfalos en los últimos 15 años. En febrero de 2017, cerca de 700 de estos mamíferos quedaron varados, de los que 250 perecieron.

Sin embargo, no existe explicación científica clara sobre este fenómeno.

Las especulaciones oscilan entre la enfermedad, errores de navegación, presencia de depredadores, condiciones meteorológicas extremas o problemas relacionados con la topografía de algunos lugares.

Pero otros acusan a la actividad humana y sobre todo a las perturbaciones generadas por los radares de alta frecuencia.

Con información de AFP.