Mundo

El papa lamenta que Venezuela sea víctima de “la arrogancia de los poderosos”

El sumo pontífice admitió que el pueblo venezolano sufre por el golpe de la pandemia del nuevo coronavirus y la creciente pobreza en el país caribeño.

El papa argentino reconoció que los venezolanos son víctimas de una grave crisis humanitaria y socioeconómica, agudizada por la pandemia. Foto: AFP
El papa argentino reconoció que los venezolanos son víctimas de una grave crisis humanitaria y socioeconómica, agudizada por la pandemia. Foto: AFP
Agencia AFP

El papa Francisco manifestó su preocupación por la situación económica y sanitaria de Venezuela, en una carta en la que lamenta que el pueblo venezolano sea víctima de “la arrogancia de los poderosos”.

En la misiva, enviada al cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, con ocasión de su onomástica, el papa argentino reconoció que los venezolanos son víctimas de una grave crisis humanitaria y socioeconómica, agudizada por la crisis sanitaria del coronavirus.

“Qué Dios te siga dando fortaleza y parresia para que con corazón de padre sepas acompañar y reconfortar a su santo pueblo fiel, puesto a prueba por el sufrimiento causado por el azote de la pandemia, la arrogancia de los poderosos y la creciente pobreza que lo estrangula”, escribió el sumo pontífice.

En la breve carta, divulgada por el portal oficial del Vaticano, Vatican News, el papa felicitó al Secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, su mano derecha y experto en Venezuela, quien ejerció como embajador de la Santa Sede en ese país latinoamericano.

La iglesia venezolana se encuentra esta semana reunida en forma virtual para celebrar su asamblea anual, durante la cual analiza la situación de la nación y fija su línea de conducta.

Las relaciones del gobierno presidido por Nicolás Maduro, con la jerarquía de la iglesia católica venezolana, han sido difíciles, y se ha abierto una grieta desde que la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) calificó al régimen como un “gobierno ilegítimo y fallido”.

Por su parte, el régimen chavista acusa a la iglesia de ser “un brazo” de la oposición.