Dos fármacos bajan mortalidad entre pacientes graves de COVID-19, según NHS

Mundo LR

larepublica_pe

08 Ene 2021 | 22:02 h
La nueva variante del coronavirus ha provocado que se agrave la pandemia en Reino Unido. Foto: AFP
La nueva variante del coronavirus ha provocado que se agrave la pandemia en Reino Unido. Foto: AFP

“Los resultados de hoy son otro avance histórico en la búsqueda de una salida a esta pandemia”, afirmó el secretario de Salud y Atención Social del Reino Unido, Matt Hancock.

Más de un año después de que se registrara el primer caso de coronavirus, muy pocos fármacos y tratamientos han sido aprobados por la comunidad científica internacional. Ahora, en Reino Unido, donde padecen los embates de la nueva variante, identificaron dos medicinas capaces de reducir la mortalidad.

Se trata de los medicamentos antiinflamatorios tocilizumab y sarilumab, que administrados por goteo salvan una vida por cada 12 personas que lo reciben, es decir, disminuye una cuarta parte las muertes entre los pacientes más graves de COVID-19, reportó la cadena británica BBC.

Se trata de una investigación del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por su sigla en inglés), que aun no ha sido revisada por pares ni publicada en una revista médica. Igualmente, los expertos son optimistas por la contundencia del resultado.

Los medicamentos aceleran la recuperación de los enfermos y descuentan aproximadamente una semana el tiempo que los pacientes en estado crítico deben pasar en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Además, bajan la inflamación.

Lazy loaded component

“Por cada 12 pacientes que trata con estos medicamentos, esperaría salvar una vida. Es un gran efecto”, destacó el profesor Anthony Gordon, investigador principal del Imperial College de Londres.

Esta es una conclusión arrojada tras un ensayo efectuado en seis países, incluido Reino Unido, con alrededor de 800 personas que estaban en UCI. De los que recibieron atención estándar, el 36% falleció, mientras que el tocilizumab y sarilumab disminuyó esa tendencia a un 27%.

Es decir, se redujo una cuarta parte de los decesos luego de que se administraran dentro de las 24 horas posteriores a la entrada de los pacientes a la unidad de cuidados intensivos.

“Los resultados de hoy son otro avance histórico en la búsqueda de una salida a esta pandemia”, opinó el secretario de Salud y Atención Social del Reino Unido, Matt Hancock. “Cuando se agreguen al arsenal de vacunas y tratamientos que ya se están implementando, jugarán un papel importante en la derrota de este virus”, añadió.

Solo la dexametasona había mostrado un panorama tan favorecedor para las personas con COVID-19 de gravedad. En junio, precisamente en Reino Unido, el ensayo Recovery comprobó que el esteroide salva vidas de pacientes en estado crítico.

Aunque a diferencia de la dexametasona, el tocilizumab y el sarilumab son costosos. Su precio está entre los 1.000 y 1.350 dólares por paciente. Ya el Gobierno británico los sumó a la lista de productos cuya exportación está restringida.