ALERTA - Presidente Sagasti recibirá segunda dosis de vacuna contra la COVID-19 este martes

Ecuador admite culpa en suicidio de menor que fue ultrajada por maestro en escuela pública

Mundo LR

larepublica_pe

09 Dic 2020 | 16:40 h
“Hoy por fin he limpiado el nombre de mi hija y se la reconoce como lo que es, una víctima”, afirmó la progenitora de Paola. Foto: captura de Facebook
“Hoy por fin he limpiado el nombre de mi hija y se la reconoce como lo que es, una víctima”, afirmó la progenitora de Paola. Foto: captura de Facebook

Lenín Moreno reconoció institucionalidad vergonzosa e ineficiencia estatal para atender este caso, que llegó a manos de la Corte IDH y cuyos responsables nunca fueron sancionados.

En cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), el Estado ecuatoriano reconoció su responsabilidad de la violación y el acoso de la menor Paola Guzmán Albarracín en un colegio del país, sucesos que condujeron a su muerte por suicidio.

En el evento público, desarrollado en la ciudad costera de Guayaquil este miércoles 9 de diciembre, el presidente Lenín Moreno manifestó sus disculpas y reconoció que lo sucedido fue culpa de una “institucionalidad del país que no funcionó”.

“Estamos para recordar con pesar algo que nunca debió suceder, pero que pasó hace 18 años, y también para reparar, como es responsabilidad del Estado, en algo, el profundo dolor causado por un sistema ineficiente”, afirmó el mandatario al coincidir con la familia de la menor en que “nada repara la pérdida de un hijo”.

El caso de Paola Guzmán Albarracín, la adolescente que falleció a los 16 años en 2002, tras sufrir violaciones por un docente de su colegio, se tornó en emblemático este año. Ello luego de que la Corte IDH condenó al Estado ecuatoriano por este delito el pasado 14 de agosto y exigió reparaciones a la familia de la víctima.

“Paola fue abusada por un adulto que se aprovechó de su poder y la embarazó, sucedió en el colegio donde estudiaba, en ese lugar donde ella debía sentirse más que segura, más que protegida. Ella, (una) adolescente asustada e impotente se suicidó”, rememoró el jefe del Estado ecuatoriano.

Lenín Moreno lamentó que los culpables de los hechos tanto por acción como por omisión, “nunca fueron sancionados”, y “hoy los vemos como candidatos a asambleístas”.

Culpó al sistema educativo, de salud y judicial como responsables de lo ocurrido a la menor: “La institucionalidad del país no funcionó y eso no debe dejar de avergonzarnos como sociedad. Todos fallaron cuando una niña pedía ayuda”.

El presidente ecuatoriano rubricó hoy un decreto para declarar el 14 de agosto, cuando se dictó la sentencia en la corte interamericana, Día oficial de lucha contra la violencia sexual en las aulas.

Con ello se obliga a las entidades públicas y privadas, especialmente las educativas, a la promoción de actividades que hagan valer los derechos a una vida libre de violencia sexual en la infancia y adolescencia, además de una cultura de cero tolerancia al fenómeno.

“Reconozco la responsabilidad del Estado por la vulneración de los derechos de la joven, de Petita (madre) y de Denis (hermana), y es a nombre del Estado ecuatoriano que les pido el día de hoy acepten nuestras disculpas por ese inmenso dolor que sufrieron”, afirmó Moreno antes de pedir en varias ocasiones “mil disculpas”.

“Recibo la disculpa del Estado ecuatoriano en nombre mío y de mi hija", señaló progenitora de la víctima. Foto: Captura BBC

En la ceremonia, la ministra de Educación, Montserrat Creamer, hizo entrega a la madre de un título póstumo de bachiller, en reconocimiento al vulnerado derecho de la menor a la educación.

“Hoy por fin he limpiado el nombre de mi hija y se la reconoce como lo que es, una víctima”, afirmó la progenitora. La menor cumpliría mañana 34 años.

“Recibo la disculpa del Estado ecuatoriano en nombre mío y de mi hija ―dijo―, aunque nada ni nadie podrá devolvérmela”, prosiguió la madre al aceptar también el título educativo, “porque era uno de sus sueños, estudiar y graduarse. Se reconoce todo lo que ella vivió y que el sistema le negó”.

Albarracín consideró las disculpas un “primer paso”, y pidió al Estado que no se olviden de casos similares.

El fallo sobre el caso de Paola Guzmán, sin precedentes en la Corte interamericana, determinó que la agresión ejercida contra la menor afectó su derecho a una vida libre de violencia, así como le provocó graves sufrimientos y tuvo relación con su decisión de quitarse la vida.