EN VIVO - Gobierno levanta cuarentena: habrá toque de queda en las noches y domingos

Chile aprueba segundo retiro de 10% del fondo de pensiones

Mundo LR

larepublica_pe

03 Dic 2020 | 23:45 h
El primer retiro de fondo de pensiones que se aprobó en julio, benefició a 9 millones de chilenos. Foto: AFP
El primer retiro de fondo de pensiones que se aprobó en julio, benefició a 9 millones de chilenos. Foto: AFP

Los ciudadanos que estén dentro del sistema podrán retirar hasta 5.700 dólares. La ley excluye a las altas autoridades del Estado.

Este jueves, el Congreso de Chile aprobó de forma definitiva el proyecto de ley presentado por el Gobierno que permite a sus habitantes el segundo retiro de 10% del fondo de pensiones ante las dificultades económicas provocadas por la pandemia de COVID-19.

La iniciativa fue aprobada en tercer trámite por el Senado con el voto a favor de 41 legisladores y una 1 abstención, finalizando su curso parlamentario y quedando lista para su promulgación como ley por el presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, reseñó EFE.

El proyecto surgió como una contra respuesta oficialista a una moción parlamentaria que buscaba, con algunas diferencias, un segundo retiro anticipado de las pensiones.

El pasado mes de julio, se aprobó el primer retiro en una reforma considerada histórica y que hasta la fecha ha beneficiado a 9 de los 11 millones de chilenos que están afiliados al sistema de capitalización individual.

Con esta reforma, todos los afiliados al sistema privado de pensiones chileno podrán realizar, de forma voluntaria y excepcional, un segundo retiro de hasta el 10 % de sus fondos de previsionales. La ley excluye a las altas autoridades del Estado.

El ciudadano chileno que esté dentro del sistema de pensiones podrá retirar 35 Unidades de Fomento (UF), que equivale a un millón de pesos (unos 1.300 dólares aproximadamente).

En tanto, el monto máximo será equivalente a 150 UF, que son alrededor de 4,3 millones de pesos (5.700 dólares).

El denominado modelo previsional chileno, instaurado en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), ha sido criticado y reclamado por parte de la población desde hace años. Además, ha sido uno de los motivos centrales del estallido social del pasado octubre.