Testigos vieron cómo se llevaron el misterioso ‘monolito’ de Utah

La estructura que tanto ha intrigado a las personas los últimos días fue removida tan solo diez días después de su repentina aparición en el desierto de Utah. Cuatro hombres presenciaron la escena.

La Republica
Ross Bernards tomó fotografías antes de que el monolito fuera llevado. Foto: Instagram /Ross Bernards
Mundo LR

Los autores de la repentina desaparición del ‘monolito’ metálico del desierto de Utah (Estados Unidos) fueron revelados por un fotógrafo. En su cuenta de Instagram, Ross Bernards, de 34 años, detalló que, junto a otros tres amigos, visualizó cómo el extraño objeto fue desaparecido sin explicación por cuatro hombres.

Según contó el fotógrafo, ninguno de ellos se identificó cuando llegó al lugar y claramente su único objetivo era llevarse la escultura. “No dejes rastro”, dijo uno de los hombres.

El monolito apareció en el desierto el pasado 18 de noviembre de manera abrupta. Desapareció diez días después. Los funcionarios del estado se negaron a dar información sobre el caso o sobre su posible investigación.

Sin embargo, este lunes, se permitió que Bernards publicara lo que había presenciado junto a sus amigos la noche del 28 de noviembre.

“Tres amigos y yo condujimos las seis horas hasta el medio de la nada en Utah y llegamos al ‘comienzo del sendero’ alrededor de las 7 p. m. después de pasar un mar de autos en nuestro camino”, inicia su testimonio.

El fotógrafo sacó algunas postales. Eran ya las 8:40 p. m., asegura, cuando de pronto cuatro hombres llegaron a la zona y dos de ellos empujaron el monolito. “Será mejor que tengas tus fotos”, le dijo uno y volcó la escultura.

“Gritó a sus otros amigos que no necesitaban las herramientas. El otro chico que estaba con él en el monolito dijo ‘por eso no dejas basura en el desierto’. Luego, los cuatro se acercaron y lo empujaron y aterrizó en el suelo con un fuerte golpe. Rápidamente lo rompieron y mientras lo llevaban a la carretilla que habían traído, uno de ellos nos miró a todos y dijo: ‘No dejen rastro’. Eso fue a las 8:48 p. m.”, agregó el testigo.

Bernards confesó que nadie los detuvo porque no quisieron confrontarlos y también estaban de acuerdo con lo que hacían. Sin embargo, aunque él no quiso identificarlos, su amigo, Michael James Newlands, de 38 años, sacó su celular y le tomó algunas fotografías rápidas.

En declaraciones para New York Time, el fotógrafo indicó que el monolito estaba hecho de madera contrachapada y resultó ser una estructura hueca.