LO ÚLTIMO - Encuesta IEP: Pedro Castillo mantiene ventaja sobre Keiko Fujimori

Muere el Destripador de Yorkshire tras contraer COVID-19

Mundo LR

La Republica
Peter Sutcliffe había sido internado por contraer COVID-19. Foto: Características de Rex

El asesino serial mató a 13 mujeres entre 1975 y 1980, en Inglaterra. La deficiencia policial le permitió llegar a este número homicidios.

El asesino en serie británico conocido como el Destripador de Yorkshire falleció este viernes 13 de noviembre en un hospital de Inglaterra, informó el Ministerio de Justicia de ese país. Peter Sutcliffe, de 74 años, permanecía internado tras haberse contagiado de COVID-19.

Según reporta The Guardian, Sutcliffe, responsable de 13 asesinatos a mujeres y atentados contra otras 7, padecía de mala salud. No obstante, se negó a recibir tratamiento.

Los informes del hospital universitario de North Durham, donde se encontraba internado, detallan que el Destripador de Yorkshire tenía obesidad y diabetes. Además, dos semanas antes de ser diagnosticado con coronavirus, fue tratado por un presunto ataque cardíaco.

Sutcliffe cumplía 20 cadenas perpetuas y se mereció el apodo debido a su modus operandi. Entre los años 1975 y 1980 se dedicó a asesinar mujeres, en su mayoría trabajadoras sexuales.

Por aquellos años, la Policía había lanzado una alerta que advertía a todas las mujeres no salir solas por la noche, ya que Sutcliffe no tenía aparentemente un patrón establecido para sus víctimas. Asesinó a jóvenes de 16 años hasta a adultas de 42 con diferentes profesiones y actividades.

“Peter Sutcliffe era un individuo depravado y malvado cuyos crímenes causaron un sufrimiento y una consternación inimaginables al país”, afirmó un portavoz del primer ministro Boris Johnson. “Nada borrará nunca el mal que causó, pero es justo que haya muerto entre rejas por sus bárbaros asesinatos”, añadió.

Negligencia policial

Una investigación mal manejada permitió que el Destripador de Yorkshire permaneciera prófugo durante seis años. En nueve ocasiones fue interrogado, pero liberado por los agentes, quienes no podían concretar pistas. En este periodo, Sutcliffe continuó matando hasta 1981, cuando fue detenido con la que sería su próxima víctima.

En 1976, Marcella Claxton, de 20 años, fue golpeada en la cabeza cerca de su domicilio, pero logró sobrevivir. Gracias a su declaración se pudo crear un fotomontaje preciso del asesino serial, pero las autoridades no lo consideraron después de que supieron que era trabajadora sexual.

Para entonces, Sutcliffe tenía el antecedente de un arresto en 1969 por portar un martillo en un barrio rojo. No obstante, la Policía dejó pasar esta alerta y muchas otras más.

“Aún tengo que vivir con mis heridas, 54 puntos de sutura en la cabeza y la pérdida de mi bebé porque estaba embarazada de cuatro meses”, indicó recientemente Marcella para Sky News.

Un comunicado emitido por el actual jefe de Policía de West Yorshire, John Robins, ofreció disculpas por los “errores manifiestos” en aquellos años.