No todos los líderes han reconocido la victoria de Joe Biden

Silencio. Aunque no niegan al demócrata Biden como presidente electo de EEUU, en México, Brasil, China y Rusia los mandatarios optan por el completo hermetismo.

Rotundo. Joe Biden se impuso en el recuento preliminar de votos electorales. Foto: EFE
Rotundo. Joe Biden se impuso en el recuento preliminar de votos electorales. Foto: EFE
Yessenia Valerio

Donald Trump jugaba golf a las afueras de Washington cuando se confirmó el triunfo electoral de Joe Biden el último 7 de noviembre en Estados Unidos. Lejos de aceptar su derrota, el republicano escribió en su cuenta de Twitter. “Gané estas elecciones, por mucho”.

Horas después, su equipo de campaña prometió que este lunes 9 presentará más demandas de supuestos ‘fraudes’ ante los tribunales porque la “elección está lejos de haber terminado. No quieren que se sepa la verdad”, sostuvieron en un comunicado.

Lo cierto es que, para EE. UU. y las naciones de todo el mundo, Biden, de 77 años, es el presidente electo que se impuso con 290 de los votos electorales, frente a los 214 de Trump. Una aplastante victoria, donde el demócrata superó por más de cuatro millones de sufragios populares al republicano, según información de AP.

El demócrata Joe Biden prometió el jueves 7 de noviembre ser “el presidente de todos los estadounidenses”. Foto: AFP

‘Silencio incómodo’

Las felicitaciones hacia Biden por su victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos no se hicieron esperar: la canciller Angela Merkel de Alemania, el presidente Emmanuel Macron de Francia, Boris Johnson de Reino Unido y algunos mandatarios latinoamericanos, entre ellos Perú, instaron en seguir fortaleciendo la democracia.

Sin embargo, líderes políticos de México, Brasil, China y Rusia, han preferido mantenerse en completo hermetismo, frente al evidente triunfo de Biden sobre Trump.

En China, el presidente Xi Jinping no se ha pronunciado de manera oficial sobre la victoria del demócrata. En cambio, la agencia oficial Xinhua dijo: “Gane quien gane, EE. UU. seguirá tratando de hacernos la vida imposible”.

Para el analista internacional Antonio Camborda, un escenario similar es lo que ocurre en Rusia, Vladimir Putin “mantuvo estrechas relaciones con Trump hasta que estalló la crisis ucraniana. Y Trump no ha dudado en expresar que lo admira. Hay que recordar la interferencia rusa en las elecciones del 2016”, sostuvo a La República.

“Putin siempre dijo que para Rusia los demócratas eran más peligrosos. Un funcionario ruso dice que ‘todo lo referente a nuestro país se percibe en EE. UU. como un pedazo de tela roja delante de un toro’”, agrega el experto.

El líder ruso, Vladimir Putin, y el presidente de EE. UU., Donald Trump, durante su encuentro en Hamburgo hace un año. Foto: EFE

Por el contrario, el líder de la oposición Alexéi Navalny felicitó a Biden y a su vicepresidenta, Kamala Harris por “definir el nuevo liderazgo en una elección libre y justa”.

En Latinoamérica, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha preferido esperar hasta que se resuelvan todos los asuntos legales en la elección. “México tiene una agenda populista y tener a Trump en el poder le permitía manejarse en dicha línea política”, señaló Ladines.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, también se mantuvo en silencio. “Bolsonaro no oculta su rechazo por Biden, a quien lo acusa de intervencionista. ‘Quiere que preservemos la Amazonía’, y, según él, eso es injerencia, es interferencia”, apuntó Camborda.

El presidente Jair Bolsonaro, quien respaldó públicamente la reelección de Donald Trump, también se mantuvo en silencio. Foto: El País

Biden ganó las elecciones en EE. UU.: ¿qué pasa ahora?

La constitución estadounidense es clara, el actual período presidencial de Donald Trump termina al mediodía del 20 de enero de 2021, día en que Joe Biden será envestido como el nuevo mandatario por los siguientes cuatro años.

Tradicionalmente es un proceso sencillo, pero esta vez es probable que tenga algunas trabas debido a los desafíos legales que han surgido en el camino y a la hostilidad de Trump, que se aferra a la presidencia.

Joe Biden ha asegurado que, de darse ese escenario, las fuerzas militares se encargarían de desalojarlo de la Casa Blanca. En 244 años de historia de Estados Unidos, nunca un presidente se ha rehusado a dejar el poder tras perder una elección.