OMS: Europa es el nuevo epicentro de la pandemia, pero confinamientos son “la última opción”

Agencia AFP

larepublica_pe

29 Oct 2020 | 3:28 h
La Republica
Las consecuencias de confinamientos nacionales son una degradación de la salud mental, el incremento de la violencia doméstica y el daño a la economía, indicó OMS. Foto: AFP

Organismo se comunicó con los ministros de Sanidad de Europa para recalcar que los cierres son la “última opción”. Este continente ha vuelto a convertirse en el “epicentro de la pandemia”.

La oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa afirmó este jueves 29 de octubre que los confinamientos deben ser “la última opción”, incluso aunque el continente es en la actualidad el “epicentro” de la segunda ola de la pandemia del coronavirus.

Los confinamientos “cortan la transmisión comunitaria y dan a los sistemas de salud el espacio necesario para recuperarse”, pero implican también un gran coste, aseguró el director regional de la organización, Hans Kluge, en una comunicación enviada a ministros de Sanidad europeos.

Ante las medidas adoptadas en Francia, que instauró a partir del viernes un confinamiento algo más suave que el de hace seis meses atrás; o Alemania, que ordenó el cierre de restaurantes y bares, Kluge indicó que una respuesta vigorosa no significa forzosamente que se deba volver a las estrictas medidas del pasado.

Las consecuencias de confinamientos nacionales son una degradación de la salud mental, el incremento de la violencia doméstica y el daño a la economía, indicó.

“Ante esta realidad, consideramos los confinamientos nacionales la última opción, porque significan evitar la posibilidad de un compromiso general para respetar medidas básicas y efectivas”, indicó. “Europa vuelve a ser el epicentro de esta pandemia una vez más”, añadió Kluge.

El virus sigue imparable más de diez meses después de haber sido detectado en China y ya causó cerca de 1,2 millones de muertes en el mundo y 44,6 millones de casos.

Actualmente avanza a un ritmo de medio millón de nuevos contagios por día, de forma acelerada en Europa, lo que ha llevado a países como Francia, Italia, España o Alemania a reimponer medidas restrictivas, aunque un poco más leves que en la primera ola pandémica en primavera.

Ante el fuerte impacto que implica para la economía y la vida social, algunos países como Rusia y Gran Bretaña se resisten a un confinamiento nacional, pese a las cifras alarmantes de la expansión del virus. El Reino Unido es, en muertes, el quinto en el mundo, después de Estados Unidos, India, Brasil y México.

“Continuaremos con nuestro enfoque localizado pero proporcionado de tomar medidas donde el virus es más fuerte”, dijo este jueves el ministro británico de Comunidades Locales, Robert Jenrick.