Nueva Zelanda: la estrategia que empleó para controlar la COVID-19 en su territorio

Kevin Arratea

kevin.arratea@glr.pe Kevin_Arratea

11 Ago 2020 | 16:46 h
Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, ejecutó medidas severas para afrontar la pandemia del coronavirus. (Foto: Composición LR)

A diferencia de otras naciones que deciden aplanar la curva de contagios, Nueva Zelanda usó el método de eliminación ejecutando medidas drásticas de confinamiento social.

Nueva Zelanda es uno de los países que mejor ha controlado la expansión del nuevo coronavirus en su territorio. Y, a pesar de que recientemente la primera ministra Jacindra Ardern reportó cuatro nuevos contagios en Auckland después de 102 días, muchos se preguntan ¿qué ha hecho este país para erradicar casi por completo la pandemia?

Hasta este último martes, la nación contaba 1.220 casos confirmados y 22 muertes por COVID-19, cifra que no ha aumentado desde el 28 de mayo, cuando ocurrió el último deceso.

Estadística de casos de coronavirus reportados hasta el último martes 11 de agosto. (Foto: Departamento de Salud de Nueva Zelanda)

Según el departamento de Salud de Nueva Zelanda, la mortalidad relacionada con esta enfermedad viral es de cuatro por cada millón de habitantes, una de las más bajas del mundo.

PUEDES VER: Nueva Zelanda cumple 100 días sin registrar nuevos casos de coronavirus

Mientras que Australia y Estados Unidos continúan luchando contra el brote, Nueva Zelanda se ha presentado como un ejemplo de cómo combatir el coronavirus, lo cual fue resaltado por la OMS, que felicitó a la primera ministra luego de que se cumplieran 100 días sin reportar contagios.

Lo que distingue a este país del resto es que desde un inicio optaron por una estrategia de eliminación y no de mitigación. Esto quiere decir que se tomaron las medidas estrictas para destruir la curva de contagios en vez de aplanarla.

Sin embargo, estas estrategias de prevención no hubieran sido efectivas sin la colaboración de los ciudadanos. La República conversó con Jorge Luis Cussianovich, ciudadano peruano que vive en Auckland desde el 2014 para abordar esta realidad.

“En Nueva Zelanda, el papel importante se lo llevó la misma gente, que es muy empática, colaboradora, honesta y con mucho sentido común, lo cual facilita el cumplimiento de reglas estrictas”, detalla.

PUEDES VER: EE. UU. sobre vacuna rusa contra la COVID-19: “El punto no es ser el primero”

¿Qué estrategias utilizó Nueva Zelanda para controlar el coronavirus?

Nueva Zelanda anunció que comenzaría a implementar un plan estricto contra el coronavirus el 29 febrero, tan solo un día después de detectarse el primer caso en el pais, bajo el nombre de estrategia de eliminación articulada, guiándose del modelo utilizado en China.

“Si China pudo detener la pandemia en el pico de la curva, nosotros podemos detenerlo con menos casos. Además, otros países en Asia están haciendo lo mismo con éxito”, declaraba en abril Michael Baker, asesor de la primera ministra neozelandesa en una entrevista para T13 de Chile.

En este contexto, se impusieron cuatro medidas para que la eliminación de la pandemia tuviera éxito.

1. Cierre de fronteras

El Gobierno de Nueva Zelanda determinó cerrar sus fronteras y colocó en cuarentena a todos los que llegaban al país desde inicios de marzo, eliminando así la posibilidad de reportar contagios por importación.

2. Niveles de alerta

Las autoridades clasificaron las respuestas ante las crisis por coronavirus en cuatro niveles de alerta.

- Nivel 1: Establece que la enfermedad está contenida, pero aún así se sigue ejerciendo un monitoreo en los aeropuertos para minimizar el riesgo de importación de contagios, así como la realización diaria de test para descartar nuevos casos.

- Nivel 2: Señala que la enfermedad está contenida, pero existe el riesgo del contagio comunitario, por lo que se recomiendan reuniones de hasta 100 personas, siempre y cuando se sigan las medidas preventivas.

- Nivel 3: Precisa que existe un alto riesgo de que la enfermedad no esté contenida. En este punto, algunas de las recomendaciones son el aislamiento domiciliario, a menos de que se tenga que salir para realizar actividades de primera necesidad. Nueva Zelanda estuvo dos semanas en esta etapa.

- Nivel 4: Significa que la enfermedad no está contenida, por lo que se recurre a la cuarentena obligatoria, medida que duró un mes (desde el 26 de marzo hasta el 26 de abril) y en el que los colegios estuvieron cerrados y solo se mantuvieron abiertos negocios esenciales.

3. Comunicación del gobierno

La primera ministra, Jacinda Ardern, brindó un liderazgo empático y comunicó de manera efectiva mensajes clave a los ciudadanos, destacando la lucha contra la pandemia como el trabajo de un ‘equipo de cinco millones', lo que resultó en una alta confianza pública y adhesión a las medidas.

“Aplique un principio simple, actúe como si tuviera coronavirus. Cada movimiento que haga podría ser un riesgo para otra persona. Así es como debemos pensar ahora, colectivamente”, señalaba la mandataria el último 25 de marzo antes de decretar la cuarentena.

Esta estrategia de comunicación sensata y clara originó que la población cumpliera con las medidas de distanciamiento social y que se avergonzaran los casos de malas prácticas.

4. Apoyo económico

Para mitigar los efectos económicos adversos, el gobierno instituyó un programa de gastos para apoyar a las empresas y complementar los ingresos de los empleados que perdieron sus trabajos o cuyos trabajos se vieron amenazados por la crisis económica desatada por la COVID-19.

PUEDES VER: Argentina inicia los ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus

A principios de mayo, se identificó el último caso conocido de coronavirus en Nueva Zelanda y la persona fue puesta en aislamiento, lo que marcó el final de la propagación comunitaria identificada. El 8 de junio, el gobierno anunció un paso al nivel de alerta 1, declarando así que la pandemia estaba controlada en el país.

En Nueva Zelanda no se impulsó el uso de mascarillas

A nivel mundial, se ha puesto mucho énfasis en el uso de mascarillas para controlar la propagación del coronavirus, pero en Nueva Zelanda, el cubreboca no ha sido una herramienta tan importante contra el brote.

Hay algunas razones para eso. El país no tiene una cultura de usar este protector facial y en la quincena de marzo, cuando la nación se preparaba para entrar en cuarentena, era difícil comprarlas en las tiendas locales. Para cuando la gente pudo salir en público y viajar nuevamente por el país, había muy pocos contagios en la nación.

PUEDES VER: Proyecto busca crear test que detecte casos de coronavirus a través del aliento

¿En qué situación se encuentra actualmente Nueva Zelanda?

Nueva Zelanda se encuentra ahora en el nivel de Alerta 2, luego de que la ministra Jacinda Ardern reportara cuatro nuevos contagios comunitarios de coronavirus en el país, además del confinamiento en la ciudad de Auckland, que se encuentra en nivel de alerta 3.

“Después de 102 días, tenemos nuestros primeros casos de COVID-19 fuera de las instalaciones de aislamiento o cuarentena. Si bien todos hemos trabajado increíblemente duro para prevenir este escenario, también lo hemos planeado y preparado”, indicó la mandataria en conferencia de prensa.

Ardern pidió a los ciudadanos de Auckland que se queden en casa para frenar la propagación del coronavirus, lo que implica que no hayan reuniones masivas, el cierre de escuelas y la obligatoriedad de utilizar mascarillas en sitios donde no se pueda mantener el distanciamiento social.

Al respecto, Jorge Luis Cussianovich señala que el gobierno ha retomado un papel importante para afrontar este nuevo escenario. “La primera ministra se ha comunicado para explicar las medidas y brindar calma a la población. De esta manera, los ciudadanos nos mantendremos informados e identificado con la situación”, precisó el ciudadano peruano a La República.

Video Recomendado

Lazy loaded component