EE. UU.: sacerdote que robó más de $ 1 millón para pagar casa y por sexo es encontrado muerto

Mundo LR

larepublica_pe

15 Jul 2020 | 6:40 h
El sacerdote le pagaba a Keith Crist por cada encuentro sexual. (Foto: Daily Mirror)
El sacerdote le pagaba a Keith Crist por cada encuentro sexual. (Foto: Daily Mirror)

“No importa lo que hizo. Todavía lo amo”, señaló su hermano, que no sabe por qué causas falleció.

Un sacerdote de Estados Unidos, identificado como Peter Miqueli, de 57 años, fue hallado muerto en su domicilio.

El hermano de la víctima, Joseph Miqueli, les informó a los agentes policiales del fallecimiento del religioso que ocurrió en su casa, ubicada en el municipio de Brick, Nueva Jersey.

PUEDES VER: Argentina: captan a mujer en el preciso momento que golpeó a su perro [VIDEO]

Joseph expresó que no solía tener comunicación con su familiar y solo se saludaban en sus cumpleaños. “No importa lo que hizo. Todavía lo amo”, subrayó.

Según PennLive, Peter habría renunciado a ser sacerdote de una parroquia de la localidad de Throggs Neck en el 2015. Esto debido a que fue acusado de robar dinero del templo con la intención de usarlo para comprar una casa y pagar por sexo.

“No sé nada más. La policía debía llamarme nuevamente, pero nunca lo hizo”, manifestó el hermano del hombre fallecido.

Incluso, indicaron que Miqueli le habría comprado un departamento a un trabajador sexual, Keith Crist, a quien le pagaba más de 1.000 dólares por cada encuentro que tenían.

PUEDES VER: Brasil: madre de seis niñas se ligó las trompas para evitar embarazarse, pero descubrió que tendrá gemelos

Asimismo, New York Post logró comunicarse con Crist para que brinde sus impresiones de la muerte del religioso y él afirmó que no lo podía creer.

El citado medio señaló que al sujeto le gustaba disfrutar botellas de whisky valorizadas en más de 300 dólares, según Tatyana Gudin, quien era pareja de Keith Crist. Incluso, afirmó que él le insistía a la mujer para tener tríos sexuales junto con su novio.

Cabe señalar que Peter Miqueli fue acusado de robar más de un millón de dólares en donaciones y tenía un salario de 2.474 dólares al mes.