Así llegan a su fin las pandemias como el coronavirus, según la historia

Un informe del NYT, basado en aportes de historiadores, señala que un brote infeccioso puede concluir en más de una forma. ¿Para quién termina y quién lo decide? La respuesta se abre paso lejos de la tan ansiada vacuna contra la COVID-19.

El final médico y el social: dos formas de acabar con una pandemia, según la historia. Foto: Getty.
El final médico y el social: dos formas de acabar con una pandemia, según la historia. Foto: Getty.
Mundo LR

¿Cuándo y cómo terminará la pandemia del coronavirus (COVID-19)? Con esa pregunta arranca un informe del New York Times en torno a esta enfermedad que ha provocado 294.199 decesos a nivel mundial desde que apareció, en diciembre pasado.

El informe, firmado por Gina Kolata, dos veces finalista del premio Pulitzer, recoge los puntos de vista de historiadores que rememoran los brotes infecciosos que azotaron al planeta.

Hay dos formas de acabar con las pandemias, según la historia: un “final médico y otro social”. El primero “ocurre cuando las tasas de incidencia y muerte caen en picada”. Y el social, en cambio, “cuando disminuye la epidemia del miedo a la enfermedad”.

PUEDES VER “Si no se va, la sacamos a bala”: amenazan de muerte a una médica en Colombia [VIDEO]

En otras palabras, el final de una pandemia como el coronavirus (COVID-19) puede ocurrir no porque se descubrió un antídoto o vacuna para vencerla, sino porque las personas se cansan de estar en modo pánico y aprenden a vivir con ella.

COVID-19: ¿Qué pasará con el coronavirus?

Históricamente el mundo sufrió tres episodios lacerantes: “la Plaga de Justiniano, en el siglo VI; la epidemia medieval, en el siglo XIV; y una pandemia que golpeó a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX”.

Pero también estuvo el ébola, la peste bubónica, la gripe de 1918 y la viruela. Esta última, por ejemplo, tuvo un fin médico: fue erradicada por el uso de una vacuna muy eficaz.

“Como hemos visto en el debate sobre la apertura de la economía, muchas preguntas sobre lo que se llama el final están determinadas no por los datos médicos y de salud pública, sino por procesos sociopolíticos”, apunta Allan Brandt, historiador de Harvard.

Desde el brote del coronavirus (COVID-19) se contabilizaron más de 4.305.340 casos de contagio en 196 países o territorios.

La cifra de casos diagnosticados positivos solo refleja sin embargo una parte de la totalidad de contagios debido a las políticas dispares de los diferentes países para diagnosticar los casos, algunos solo lo hacen con aquellas personas que necesitan una hospitalización. Las autoridades consideran que, hasta ahora, al menos 1.473.700 personas se curaron de la enfermedad.

Sobre la vacuna contra el coronavirus

Esta pandemia, de acuerdo a los historiadores, tendría un fin social antes que médico. El informe del NYT sostiene que las personas pueden hartarse y darla por terminada mucho antes de que se haya descubierto la tan ansiada vacuna.

PUEDES VER Argentina: ladrón se beneficia con prisión domiciliaria por la COVID-19 y agrede a su expareja y exsuegra

“Creo que existe este tipo de problema psicológico social de agotamiento y frustración. Podemos estar en un momento en que la gente solo dice: suficiente, merezco poder volver a mi vida normal", asevera Naomi Rogers, historiadora de Yale.

Lazy loaded component

“Hay este tipo de conflicto ahora. ¿Quién puede reclamar el final?. Si rechazas la noción de su final, ¿contra qué lo haces? ¿Qué alegas cuando dices ‘No, no está terminando’?", añade.

La doctora Susan Murray, del Royal College of Surgeons en Dublín, también deja un aporte interesante: “Si no estamos preparados para luchar contra el miedo y la ignorancia de manera tan activa y reflexiva del modo en que luchamos contra cualquier otro virus, es posible que el miedo pueda causar un daño terrible a la gente vulnerable, incluso en lugares que nunca ven un solo caso de infección durante un brote”.

“Y una epidemia de miedo puede tener consecuencias mucho peores cuando se complica por cuestiones de raza, privilegio e idioma”.

Vacuna contra COVID-19: una tensión entre China y EE. UU.

Este miércoles, autoridades estadounidenses alertaron que piratas informáticos chinos intentaron robar datos sobre tratamientos y vacunas contra el coronavirus (COVID-19), agregando mayor rispidez a la controversia entre Washington y Pekín sobre la pandemia.

El FBI y la agencia de seguridad cibernética de Estados Unidos dijeron en un comunicado que organizaciones que investigan el coronavirus estuvieron en riesgo de ser blanco de acciones de China.

La ONU lanzó una gran iniciativa para la elaboración de una vacuna contra el coronavirus (COVID-19).

Advirtieron que expertos en cibernética asociados a Pekín intentaron hacerse de “valiosa propiedad intelectual y datos públicos relacionados a vacunas, tratamientos y tests de redes y personal relacionados con investigaciones sobre la COVID-19”.

"Los intentos de China dirigidos a estos sectores representan una amenaza significativa para la respuesta de nuestras naciones a la COVID-19", dijeron las entidades sin dar ejemplos o pruebas de sus afirmaciones.

Pero la advertencia se sumó a la creciente pelea entre las superpotencias sobre el brote que se desató en China a fines del año pasado y ha costado la vida a por lo menos 293.000 personas, 80.000 de ellas en Estados Unidos.

Con información de AFP.