Día del Libro: Diada de Sant Jordi y todos los cambios de fecha que ha tenido en la historia

Este día es costumbre en Cataluña que los hombres regalen una rosa roja a las mujeres, y las mujeres un libro a los hombres.

La pandemia del coronavirus ha suspendido la festividad del 23 de abril. Sin embargo, han habido ocho modificaciones del calendario a lo largo de la historia.

Mundo LR
Mundo LR
23 Abr 2020 | 9:12 h

Desde 1931 el Día del Libro y de la Rosa se conmemora cada 23 de abril. Sin embargo, el confinamiento decretado por el estado de alarma en España debido al coronavirus, ha provocado que este año se posponga la festividad hasta el 23 de julio.

Cada año, el epicentro de las festividades de Sant Jordi ha sido en las Ramblas de Barcelona, donde a los puestos habituales, se les unen otros puntos de venta de libros y rosas (regalos típicos de la fecha).

PUEDES VER Día del Libro 2020: las mejores frases para recordar esta importante celebración en España

Además de Sant Jordi, se conmemora la muerte de Miguel de Cervantes, autor del Quijote, que si bien falleció el día 22, recibió sepultura el 23 de abril.

Pero esta no sería la primera vez que se pospone la festividad, la fecha se ha cambiado anteriormente hasta ocho veces a través de la historia.

Parada de la librería Catalònia el Sant Jordi de 1932. Foto: Gabriel Casas.

Sant Jordi: cambios en la fecha de su celebración

La primera fiesta del Libro y la Rosa en abril tuvo lugar en 1931. Sin embargo, la primera ocasión en la que no se celebró un 23 de abril fue en 1933, explicó al diario El País la periodista, escritora y gestora cultural, Carme Polo.

Sant Jordi caía aquel año en domingo y al ser feriado, las librerías no podían abrir, por lo que lo avanzaron al sábado 22.

Las dos siguientes modificaciones en el calendario se produjeron durante la Guerra Civil. En 1937 se convirtió en una feria con duración de tres días: 3, 4 y 5 de junio.

PUEDES VER Congreso de España aprueba prorroga del estado de alarma con duras críticas al Gobierno

En 1938, la situación de la contienda bélica con parte de Cataluña ocupada por las tropas franquistas y con la producción de las imprentas bajo mínimos, desplazó la festividad al 15 de junio.

En 1943, el Instituto Nacional del Libro Español (INLE) decidió organizar el Día del Libro el 1 de mayo, porque el 23 de abril coincidía con la Semana Santa, mientras que en 1950 cayó en domingo y se conmemoró adelantó al sábado 22 de abril.

Debido a la coincidencia en Semana Santa también se cambiaron de fecha las celebraciones de 1962 (al 12 de mayo).

En 1973 y 1984 se optó por la fecha del 27 de abril, día de la virgen de Montserrat, patrona de Cataluña junto a Sant Jordi.

PUEDES VER Ana Rosa Quintana, periodista española, abandona programa de televisión por problemas de salud

Sant Jordi. Libros y Rosas

Carme Polo es coautora, junto con Ricard Lobo, del libro, Sant Jordi, llibres i roses.

Portada del libro Sant Jordi. Libros y rosas.

El libro, ilustrado con fotografías de Ricard Lobo, es un repaso de la historia de la fiesta desde sus inicios entre 1926 y 1930, cuando se convocaba el 7 de octubre.

La escritora destaca que durante unos años se celebró en octubre, con especial seguimiento en Cataluña, pero en 1930, debido principalmente a que en ese mes había mucho trabajo porque se comercializaban libros escolares y la climatología no era óptima, se decidió trasladar ese Día del Libro al 23 de abril, a iniciativa de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona.

Carme Polo, quien remarca el trabajo en su obra del fotógrafo Ricard Lobo, reivindica Sant Jordi como un “día de éxito en las calles y como una tradición muy del pueblo, especialmente en Cataluña, porque en el resto de España no tuvo tanto predicamento”.

PUEDES VER Isabel Serra: diputada de Podemos es condenada a 19 meses de prisión por intentar frenar un desahucio

Sant Jordi: candidatura a patrimonio de la Humanidad

Carme Polo es directora de la candidatura para que Sant Jordi sea reconocida Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Día que se presentó el proyecto para que Sant Jordi sea reconocido Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Foto: Massimiliano Mincori.

El proyecto, presentado en abril de 2017, quedó poco después en un punto muerto, explica la gestora de esta iniciativa, al romperse la coordinación entre administraciones públicas tras el conflicto por la independencia unilateral.

Video Recomendado

Lazy loaded component