EEUU: El supermartes, día clave de las primarias demócratas

Agencia AFP

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

01 Mar 2020 | 23:03 h
Varias personas ejercen su derecho al voto en el Museo Nacional Steeplechase de Camden, Carolina del Sur (Estados Unidos), el sábado 29 de marzo.

En la carrera por la nominación del partido demócrata, este 3 de marzo, los ciudadanos de varios estados van a las urnas para elegir al rival de Donald Trump en las presidenciales de noviembre.

La carrera demócrata en EE.UU. entró este domingo en una fase decisiva con todas las miradas centradas en el supermartes, una mega jornada electoral que repartirá el 34 % de los apoyos para lograr la candidatura del partido y a la que el senador progresista Bernie Sanders llega como gran favorito.

Tras la rotunda victoria de Joe Biden en las primarias de este sábado en Carolina del Sur, la gran pregunta en Estados Unidos es si el exvicepresidente será capaz de traducir ese triunfo en un impulso notable en los catorce estados que votan este martes 3 de marzo, y que en su mayoría se inclinan a favor de Sanders.

En la mañana del día siguiente del supermartes, con los resultados a la vista, candidatos demócratas como Pete Buttigieg, Elizabeth Warren o Amy Klobuchar se enfrentarán probablemente a una decisión difícil: ignorar los pronósticos y seguir adelante o tirar la toalla.

Una pelea en 14 estados

Los 14 estados en juego durante el supermartes abarcan los cuatro puntos cardinales de Estados Unidos, desde el pequeño Maine en el noreste, con algo más de un millón de habitantes, hasta el gigante California, de tendencia progresista y el más poblado del país, con una población de 40 millones.

El sureño estado de Texas, con 29 millones de habitantes, es otro de los principales trofeos. Virginia, Carolina del Norte, Alabama y Colorado también eligen el 3 de marzo.

Completan la nómina Arkansas, Massachusetts, Minesota, Oklahoma, Tennessee, Utah y Vermont, además de Samoa estadounidense y los demócratas residentes fuera del país.

La diversidad económica y social de los estados que participan en el supermartes, representativa de la totalidad del país, ofrece a los candidatos una oportunidad de demostrar su capacidad (o incapacidad) de recoger apoyo de un amplio espectro de votantes de diferentes perfiles, estratos y regiones.

Expectativa por las primarias demócratas.

El escrutinio podría tomar toda la noche.

El mayor bolsón de delegados

Para obtener la nominación del partido, un candidato precisa tener una mayoría absoluta de delegados, y aproximadamente un tercio del total está en juego en el supermartes. De ahí deriva la importancia de esta jornada, una parada clave del calendario electoral estadounidense.

En números, 1.357 candidatos se pondrán en juego el martes, cuando son necesarios 1.991 para obtener la nominación. En comparación, hasta ahora los cuatro estados que ya celebraron asambleas electorales o elecciones primarias han asignado en conjunto solamente 155 delegados.

Sanders lidera las encuestas en California, que otorga 415 delegados y es el premio mayor, y también en Texas (228 delegados). Si obtiene un buen resultado en esos dos estados, el senador izquierdista podría despegarse de sus rivales con una ventaja considerable.

El umbral del 15% de los votos que exige el partido como mínimo para conseguir delegados puede ser un quebradero de cabeza para Biden, Buttigieg y Klobuchar, quienes compiten entre sí por los votos de los moderados.

Prueba de fuego para Bloomberg

El multimillonario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg lleva gastados 500 millones de dólares, una cifra récord, en publicidad electoral pero no ha participado en ninguna de las cuatro instancias de votación que ya se han realizado.

Este supermartes resultará para él una prueba de fuego que demostrará si su estrategia tiene asidero entre los votantes.

Su pobre actuación en su primer debate a mitad de febrero y una segunda aparición el martes pasado, en la que fue duramente atacado por sus rivales y tampoco convenció, le quitaron impulso en las encuestas, pero mantiene un tercer lugar a nivel nacional, detrás de Sanders y Biden.

Resultados favorecen a Bernie Sanders.

Pelea feroz por la nominación

El nombre del candidato presidencial del partido saldrá de la Convención Nacional Demócrata, que se realizará entre el 13 y el 16 de julio en Milwaukee, Wisconsin, pero la reticencia de los rivales de Sanders a bajarse de la competencia antes del supermartes hace cada vez más probable un escenario de amarga batalla por la nominación.

Según Sanders, quien llegue a la convención con una mayoría, aunque no sea absoluta, debería ser nombrado como candidato. Sus rivales, por el contrario, exigen atenerse a las reglas, que indican que de no haber un candidato que obtenga la mayoría absoluta en la convención, se realizará una segunda votación, en la que los delegados tienen libertad de apoyar a un candidato diferente.

Pero a esa segunda vuelta se suman además unos 700 “superdelegados”, legisladores y figuras notables del partido. Teniendo en cuenta que esos superdelegados suelen representar al establishment, su peso podría torcer la votación y perjudicar las chances de Sanders.

Video Recomendado

Lazy loaded component